Tras la pandemia, el turismo puede ser sanador: la carta veraniega del obispo José Ignacio Munilla

adminjulio 29, 202211min260
logo_2020.png

España es una de las mayores potencias turísticas del mundo y en verano es costumbre que los obispos de zonas turísticas, especialmente de playa, dediquen una carta pastoral al tema. 

Por un lado, los obispos en estas cartas suelen animar a los veraneantes y viajeros a descansar con Dios, admirarle en la naturaleza y conocer el arte cristiano del lugar de veraneo, sin descuidar los sacramentos.

Por otro lado, animan a los cristianos anfitriones a ser acogedores, pacientes y aprovechar para evangelizar.

José Ignacio Munilla, que desde hace unos meses es el obispo de Orihuela-Alicante, se suma al colectivo de obispos mediterráneos que escriben sobre el tema. Alicante recibió en 2019 (antes de la pandemia) a 14 millones de turistas, un 44% de ellos extranjeros.

Pero la pandemia ha cambiado algunas cosas. Muchos jóvenes, por ejemplo, tienen miedo a salir y socializar, y las pantallas son muy atractivas, por no decir adictivas. De esos temas trata el obispo.

«Según afirman los psicólogos, la Covid 19 ha generado un aumento de los síntomas depresivos. Los ancianos, niños y adolescentes son grupos especialmente vulnerables a desarrollar miedos y fobias; los expertos animan a salir y a volver a la normalidad saliendo a sociabilizar. En este sentido debemos a provechar todo el potencial terapéutico que nos ofrece la praxis turística. El ejercicio del turismo sana las mentes», asegura la carta del obispo. 

Munilla también recuerda las enseñanzas sociales de Benedicto XVI sobre el turismo como espacio pastoral y laboral, «promoviendo una cultura del turismo ético y responsable, de modo que llegue a ser respetuoso con la dignidad de las personas y de los pueblos, accesible a todos, justo, sostenible y ecológico».

(El obispo Munilla también tiene AQUÍ una lista de 30 libros recomendados para este verano).

En este vídeo, testimonios y reflexiones de Pastoral del Turismo en Granada (que no tiene playa pero recibió 5 millones de turistas en 2019).

***

Texto completo de la Carta del obispo Munilla «TURISMO EN POSTPANDEMIA»

Aunque aún no se ha erradicado del todo la pandemia hemos entrado ya en una nueva etapa cuyo rumbo es la normalización de la vida social y el reinicio de los quehaceres habituales, entre ellos la actividad turística.

Sed bienvenidos, por tanto, los que pasáis vuestras vacaciones en la Diócesis de Orihuela-Alicante; y seguro que al igual que a mí, que acabo de incorporarme y de tomar posesión como su obispo, os sorprenderán gratamente la afable acogida de sus habitantes y el rico patrimonio cultural y espiritual que poseen.  

Sus playas, el clima y el entorno que lo envuelve, lo convierten en un objetivo privilegiado que genera una gran afluencia humana y que a su vez incrementa el bienestar económico y social de sus gentes. Justo es, pues, emular a Francisco de Asís en su Cántico a las Criaturas, y agradecer a Dios este designio providente que posibilita un fenómeno tan beneficioso y enriquecedor para todos.

Pero esta dádiva divina hay que mimarla. Hoy más que nunca debemos ser conscientes que el turismo en sus variadas expresiones requiere, en estos momentos, de la máxima atención. Es por lo que, tras la parálisis de su actividad debido a la pandemia, la Organización Mundial del Turismo ha difundido unas recomendaciones que piden un apoyo urgente y firme para ayudar al sector turístico mundial.

Estas se refieren a mantener el empleo, apoyar a los trabajadores por cuenta propia, asegurar la liquidez, promover el desarrollo de competencias y revisar los impuestos, tasas y normativas relacionados con los viajes y el turismo. Y dado que el sector ha sufrido un duro revés, con millones de puestos de trabajo amenazados, especialmente aquellos que ocupan mujeres y jóvenes, así como grupos marginados, se hace hincapié en la importancia de acelerar su recuperación.

Otro reto a afrontar es la escasez de personal cualificado que exige el fomento de la formación profesional y una mayor movilidad para los que buscan empleo. Por otro lado, hay que erradicar las malas condiciones laborables y el establecimiento abusivo de horarios. La actividad turística no puede fundamentarse en el lucro, sino en el bienestar de todos los implicados y en la consecución de un turismo digno que dignifique. 

En este sentido, el papa Benedicto XVI afirmó que la pastoral del turismo debe «en primer lugar, iluminar este fenómeno con la doctrina social de la Iglesia, promoviendo una cultura del turismo ético y responsable, de modo que llegue a ser respetuoso con la dignidad de las personas y de los pueblos, accesible a todos, justo, sostenible y ecológico».

Animo, por tanto, a todos y a cada uno de los involucrados en el sector, a que desde su respectivo ámbito y en la medida de sus posibilidades, procuren hacer más humana y digna la actividad turística.

También es imprescindible, en la actualidad, considerar las secuelas psicológicas producidas por la pandemia y la desconexión social que hemos sufrido. Según afirman los psicólogos, la Covid 19 ha generado un aumento de los síntomas depresivos. Los ancianos, niños y adolescentes son grupos especialmente vulnerables a desarrollar miedos y fobias; los expertos animan a salir y a volver a la normalidad saliendo a sociabilizar. En este sentido debemos a provechar todo el potencial terapéutico que nos ofrece la praxis turística. El ejercicio del turismo sana las mentes.

También se espera un desplazamiento constante hacia el ecoturismo para relajase y huir de la masificación; puede ser este un medio idóneo para encontrarse también con Dios.

Él no está mudo y por medio de la naturaleza nos puede elevar a lo más transcendente, tal como insinúa el papa Francisco en su encíclica “Laudato si”: «Todo el universo material es un lenguaje del amor de Dios, de su desmesurado cariño hacia nosotros. El suelo, el agua, las montañas, todo es caricia de Dios ».Tan solo requiere de reflexión y admiración.

En vacaciones, junto al merecido descanso, buscamos pasarlo bien. Esto es grato a los ojos de Dios. Pero la búsqueda de placeres no da la felicidad ni puede darla, y esto lo refiero a cuantos buscan un turismo de excesos. 

Al respecto, es ilustrativo el siguiente diálogo de Carlos IX rey de Francia y Torcuato Tasso: ¿Cuál es el ser más feliz? le preguntó el rey, a lo que contestó el poeta que ¡Dios! ¿Y después de Dios? Torcuato respondió: «el más feliz después de Dios es el que más se parece a Dios». Esto hay que tenerlo presente al elegir las diversiones turísticas.

Por último quiero exhortar a los sacerdotes, religiosos y laicos cristianos a que pongamos el máximo empeño en la evangelización de este singular areópago que Dios nos brinda. Y a los que venís de fuera, deciros que estáis en vuestra Iglesia. No sois extraños. Os esperamos en nuestras asambleas y celebraciones.

+ José Ignacio Munilla Aguirre
Obispo de Orihuela-Alicante

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *