¿Sabes lo que es el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén? Ya tiene casi cien años, y muy vivo

adminjulio 31, 202212min340
logo_2020.png

En 1924 se fundó el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén, el centro de estudios académicos, bíblicos y arqueológicos de los franciscanos en Tierra Santa. Pronto va a cumplir un siglo de historia. Desde 2001 está adscrito a la Pontificia Universidad Antoniana de Roma (la universidad franciscana en Italia), de la que funciona como una facultad de Ciencias Bíblicas y Arqueología.

Cuando un franciscano en Tierra Santa hace algún hallazgo arqueológico o bíblico, lo publica y estudia desde este Studium, y si puede lo incorpora a su museo (aunque el Estado de Israel tiene normas complejas y estrictas sobre hallazgos arqueológicos).

El museo recientemente se ha reestructurado y modernizado y ahora se llama Terra Sancta Museum.

La sede del Studium Biblicum Franciscanum (SBF) está cerca del Santo Sepulcro, en el Monasterio de la Flagelación, en la Via Dolorosa de Jerusalén: es una de las estaciones en la que se paran los peregrinos, a contemplar y meditar en lo que probablemente fue el espacio en que Cristo fue flagelado.

Monasterio de la Flagelación, en la Via Dolorosa en Jerusalén

Monasterio de la Flagelación, en la Via Dolorosa en Jerusalén, entrada al Terra Sancta Museum y al Studium Biblicum Franciscanum. Muchos peregrinos lo ven al recorrer el Via Crucis, por ser la estación de la Flagelación.

Clases en italiano en el corazón de Jerusalén

En la sede estudian jóvenes frailes y novicios franciscanos y otras personas interesadas en lenguas y culturas bíblicas y en arqueología. Las clases se imparten en italiano. Se ofrecen Licenciaturas y Doctorados en Ciencias Bíblicas y Arqueología, un diploma en Ciencias Bíblicas-Orientales, un diploma bíblico o un curriculum filosofía-teología.

El SBF publica varias revistas científicas de alto nivel: ‘Liber Annuus’ (teológica y arqueológica), las series «Collectio Maior», «Collectio Minor», «Analecta» y «Museum». Entre los franciscanos y sus asociados hay arqueólogos, lingüistas e historiadores de primer orden que realizan excavaciones y analizan los hallazgos.

La biblioteca del SBF contiene unos 50.000 volúmenes, y clasifica números de 420 revistas de arqueología, historia cristiana y judía, estudios bíblicos y descripciones de viajeros antiguos en Tierra Santa.

El fraile italiano Alessandro Coniglio ha explicado en una entrevista en la web de la Custodia de Tierra Santa algunos de los rasgos recientes del SBF, del que es secretario y profesor adjunto.

Clases online con el coronavirus… no sirven para idiomas

Explica que los dos años de enseñanza online del coronavirus sólo podían funcionar medianamente bien en asignaturas de exégesis e introducción a materias, pero no en las asignaturas de idiomas bíblicos, «donde el contacto permanente entre profesor y alumno es fundamental».

Volver a las clases presenciales permite a muchas personas que trabajan en Jerusalén y tienen interés por los temas bíblicos e históricos apuntarse como «oyentes», acudir a las clases y aprender sin necesidad de pasar por los exámenes.

Explica que la licenciatura básica «tiene un programa estándar de unos 120 créditos, que deben completarse durante tres años y medio. Esto incluye una oferta de itinerario propedéutico, es decir, morfología del griego y el hebreo, y cursos de introducción al contexto bíblico. Además, geografía bíblica, historia bíblica y arqueología bíblica. Estos son cursos que se repiten anualmente».

Lo que sí cambia cada año son los temas y profesores de Exégesis, que imparten a menudo profesores invitados (que este año son 9). Los profesores estables en la casa suelen enseñar los mismos temas lingüísticos, aunque cambiando los textos trabajados. «Por ejemplo, yo enseño el libro de los Salmos, y cada año cambio el número de salmos que analizamos durante el curso». Detalla que en un curso «en general es difícil analizar más de cuatro salmos en profundidad».

Fray Alessandro Coniglio en la biblioteca del Studium Biblicum de Jerusalén, con 50.000 volúmenes

Fray Alessandro Coniglio en la biblioteca del Studium Biblicum de Jerusalén, con 50.000 volúmenes, sobre todo de arqueología, historia y lenguas bíblicas.

Toda una panoplia de excavaciones e investigaciones

Los franciscanos están satisfechos de estar trabajando en numerosas excavaciones e investigaciones arqueológicas, a menudo en red y colaboración con otras entidades históricas.

«Tenemos un fraile menor [un franciscano] que está estudiando en el PIAC, el Instituto Pontificio de Arqueología Cristiana en Roma, fray Amadeo Ricco ofm; mantenemos una colaboración estable con fray Yunus Demirci, fraile menor capuchino que se graduó en la universidad hebrea; colaboramos con la doctora Daniela Massara, gestora general del Terra Sancta Museum de la Flagelación, además de colaboradora de fray Eugenio Alliata ofm, que es el último de los grandes arqueólogos del Studium Biblicum Franciscanum«, va enumerando fray Alessandro.

«Existe también una excelente colaboración de varios años con la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA). Cuando empezamos a trabajar en Getsemaní para preparar un nuevo centro de acogida para peregrinos en el valle del Cedrón, con la construcción del túnel que permite el acceso a la basílica de las Naciones, obviamente tuvimos que realizar una excavación arqueológica preliminar. En ese momento, la IAA, que se encargó, pidió a nuestros especialistas del SBF que analizaran el material cerámico encontrado en la excavación, además de su colaboración en la evaluación de los resultados de las excavaciones. En la excavación de Getsemaní se encontró una Mikveh (baño ritual hebreo) y se hallaron pavimentos de mosaico de una iglesia», detalla.

«Está en marcha una colaboración con el PIAC, el Instituto Pontificio de Arqueología Cristiana de Roma, sobre una nueva evaluación de las excavaciones en el Campo de los Pastores de Beit Sahour. Y está, por supuesto, la excavación en el Santo Sepulcro para restaurar los suelos, en la que está implicado activamente fray Amedeo Ricco, estudiante de doctorado en el PIAC de Roma. Él supervisa oficialmente los trabajos de excavación para el Studium Biblicum acompañado por fray Eugenio Alliata que sigue siendo nuestro jefe responsable de todas las actividades arqueológicas».

«Finalmente, hace años que se mantiene la colaboración con el profesor invitado, doctor Voros Gyozo, profesor en la academia de artes de Budapest y que tiene permiso para excavar en Maqueronte hasta 2029 [es la antigua fortaleza de Herodes en Jordania donde fue decapitado Juan el Bautista]. El año que viene impartirá en el SBF un seminario de arqueología del Nuevo Testamento, en el segundo semestre», finaliza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *