«Es indispensable que la Iglesia conserve íntegramente la verdad tal como la ha recibido del Cielo»

adminagosto 27, 202212min190
logo_2020.png

En la ciudad bonaerense de Mar del Plata, además de las olas y viento y frío del mar que cantó Donald, hay un perseverante foco de cultura cristiana como es el Centro de Humanidades Josef Pieper, sobre cuyo curso Cristiandad e Hispanidad: su sentido y vigencia, organizado en 2021, escribió en su momento Jorge López Teulón en ReL.

En 2022 se está desarrollando el XVI Curso Anual Aproximación a los Padres de la Iglesia (y Escritores Eclesiásticos).

Hasta el momento, el profesor Claudio Mayeregger hizo una introducción general a los Santos Padres, destacando su importancia y actualidad); las doctoras Elena Calderón, Viviana Boch, Mariana Calderón y la profesora Paula Cardozo expusieron sobre El mártir y su gloria: una nueva categoría estética y espiritual en los Padres de la Iglesia; y el benedictino Edmundo Gómez lo hizo sobre Noé, Daniel y Job: tres clases de hombres que alcanzan la libertad en tres estados de vida.

Preguntamos sobre las razones de este curso, que puede seguirse on line, al presidente del Centro de Humanidades Joseph Pieper, a Cristián Rodríguez Iglesias.

-¿Cómo surge la propuesta de organizar el curso?

-Surge como una necesidad natural de nuestro Centro de Humanidades, con el simple anhelo de reafirmar la Fe en estos tiempos de crisis. ¡Nuestros tiempos son de crisis! Hoy se critica mucho la “mundanización” de los creyentes, lo cual está muy bien, pero en los hechos… ¿cómo andamos? Nosotros decimos con Chesterton que “no queremos una Iglesia que se mueva con el mundo. Queremos una Iglesia que mueva al mundo”. ¿Y cómo hacemos esto realidad? Estamos convencidos de que los Padres de la Iglesia tienen mucho para decir al respecto.

Cristián Rodríguez Iglesias.

Cristián Rodríguez Iglesias, en una conferencia de 2019.

»Por eso diseñamos este curso de aproximación a los Santos Padres de la Iglesia: porque –como señalaba con toda razón el padre Henri De Lubac– cada vez que florece una renovación cristiana en Occidente, tanto en el orden del pensamiento como en el de la vida (y los dos órdenes van siempre unidos), ha florecido bajo el signo de los Padres. Este XVI Curso 2022 del Centro Pieper es una excelente oportunidad para acercarnos a estos gigantes de la Fe.

-¿Por qué es importante, hoy, hablar de los Padres de la Iglesia?

San Ireneo de Lyon decía en el siglo II de nuestra era que, para ver claro, hay que interrogar la Tradición que viene de los Apóstoles. Y precisamente de esto son testigos privilegiados los Santos Padres de la Iglesia. La Congregación para la Educación Católica, en su Instrucción sobre el estudio de los Padres de la iglesia en la formación sacerdotal de 1989 declaró a este respecto que los Padres de la Iglesia fueron, después de los Apóstoles, los sembradores, los regadores, los constructores de la Iglesia, la cual pudo crecer por su acción vigilante e incansable.

»Además, también señala que, para que la Iglesia continúe creciendo, es indispensable conocer a fondo la Doctrina y la obra de los Santos Padres, que se distinguen por ser al mismo tiempo pastoral y teológica, catequética y cultural, espiritual y social, y de algún modo única con respecto a cuanto ha sucedido en otras épocas de la historia. ¡Esto pone a los Santos Padres de la Iglesia en el centro del itinerario de la formación cristiana! Y de ahí su importancia. Aunque también hay que advertir, al mismo tiempo, que muchas veces lo dicho –que está muy claro doctrinalmente– no se verifica en la práctica cristiana.

»Algo de esto parece haber visto San Juan Pablo II cuando recordaba, en la carta apostólica Patres Ecclesiae, con ocasión del aniversario de la muerte de San Basilio Magno, que la Iglesia vive todavía hoy con la vida recibida de esos Padres y se edifica todavía sobre las estructuras que ellos formaron. Fueron sus Padres y lo siguen siendo siempre, advertía el Papa polaco, porque ellos cumplen una función perenne en la Iglesia a lo largo de todos los siglos. Y, textualmente, denunció que “todo anuncio del Evangelio y magisterio sucesivo debe adecuarse a su anuncio y magisterio si quiere ser auténtico”.

»Nada hay más útil que lo que nos conduce al perfecto conocimiento de la verdad, sobre todo en materia de Fe. Y para esto, el estudio de los Padres de la Iglesia es un camino seguro. 

»”Somos como enanos sentados sobre los hombros de gigantes” decía Bernardo de Chartres en el siglo XII. Los gigantes de la Fe son los Padres de la Iglesia. Y nosotros, verdaderos enanos, solo podremos ver más allá si nos sentamos en sus hombros, es decir, si conocemos su vida y doctrina para vivirla y enseñarla. Ellos son los grandes sistematizadores y profundizadores de las enseñanzas de los Apóstoles, testigos directos de Nuestro Señor. Los Padres de la Iglesia nos remiten a la Tradición Apostólica, y los Apóstoles a Jesucristo, Via, Vita, Veritas, el único Salvador del mundo.

»Por eso, parafraseando al cardenal Pie, podríamos decir que hoy es indispensable que la Iglesia conserve íntegramente la verdad tal como la ha recibido del Cielo, y que es ineludible que rechace todo lo que sea contrario a esa verdad.

-¿Qué evaluación hace de las catequesis de Benedicto XVI sobre los Padres de la Iglesia?

-Son un verdadero bálsamo para los creyentes de nuestro tiempo. Ratzinger es un gran teólogo y describe con agudeza los elementos fundamentales de la vida y la doctrina de los Padres en esas catequesis. ¡Un aporte singularmente importante y de gran valor doctrinal, que destaca por la simpleza, la brevedad y la profundidad! De hecho, tenemos programado ir reproduciendo esas catequesis en el blog del Centro Pieper, de tal manera que, entre conferencia y conferencia, los interesados puedan profundizar en esta verdadera fuente de la doctrina de la Fe y de la liturgia que son los Padres, cuyos contenidos permanecen válidos para todos los tiempos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *