5 grandes enseñanzas de Madre Verónica, de Iesu Communio, en un libro espiritual

adminoctubre 18, 202216min450
logo_2020.png

Que ninguno se pierda es un librito de 160 páginas que recoge 5 enseñanzas o charlas bastante recientes impartidas por la Madre Verónica María, fundadora de la religiosas de Iesu Communio. Cada una de ellas nace pensando en el público al que se dirigió oralmente en su origen, pero luego crece más allá como un itinerario de oración reflexivo. Es una lectura espiritual a la vez suave y recia, consoladora pero exhortativa.

El tema que repite es el deseo de amor «que no pueda morir» y de inmensidad y bien eterno, es decir, el deseo de Dios, que empieza ya con la sed de los que sufren aquí en la tierra.

No hace falta leer cada enseñanza de un tirón, pero algunas de ellas son más ágiles y lo permitirían. De todas formas, pensadas para ser releídas como lectura meditada, vale la pena acudir a estos textos sin prisas y con espíritu orante.

Eso no quiere decir que una persona alejada de la Iglesia no pueda sacar mucho fruto de ellos, eso sí, siempre que tenga un ansia interior, o al menos una inquietud espiritual. Si es así, resonarán en su alma muchas de las inquietudes de Madre Verónica, incluyendo las que vivió en su juventud de fiestas y noches vacías, de jóvenes amodorrados y ácidos o violentos, cuyo vacío sin Dios la llevaría a la entrega total y arriesgada a la vida religiosa a los 18 años.

1. Para las madres que lloran

El primer texto del libro se titula, citando a San Agustín, «No puede perderse el hijo de tantas lágrimas», se predicó para un apostolado mexicano y se orientaba en un principio a tantas madres cristianas que sufren por sus hijos alejados. Recuerdan que Santa Mónica -Madre Verónica nació en el día de Santa Mónica- sufría como por un parto con cada acción mundana y alejada de Cristo que veía realizar al joven y disoluto Agustín.

También analiza el encuentro de Cristo con la viuda de Naim. ¿Acaso no quieren todas las madres la resurrección de su hijo caído en el pecado? Cristo se acerca, toca el féretro y dice: «Joven, a ti te lo digo, levántate». Son temas muy «de Iesu Communio», de animar a levantarse al joven hundido y entregarlo a su madre.

Madre Verónica quiere animar a tantas madres y recuerda su experiencia con su propia madre terrenal. «Yo antes no entendía las lágrimas de mi madre, hasta me parecían una exageración. Casi nunca entendemos en el momento sus palabras, sino más tarde, quizá cuando rompemos por fin a llorar por el arrepentimiento y el tiempo perdido».

Que ninguno se pierda, libro espiritual de Madre Verónica Berzosa

Que ninguno se pierda, libro espiritual de Madre Verónica Berzosa, con enseñanzas de 2020 a 2022.

2. Para los que no entienden la adoración

La segunda charla va dirigida a un encuentro nacional de Adoración Nocturna en 2021. Una persona dijo a Madre Verónica: «¿para qué sirve eso, qué valor tienen esas horas gastadas cuando hay tantas necesidades? ¿No te parece un despilfarro de energías? Me parece una forma de huir de la realidad, aunque os admiro porque parecéis buenas personas».

Madre Verónica señala que es una gran miseria no darse cuenta de que hay ausencia de Dios. Luego acude a Santa Tereesa Benedicta de la Cruz, Edith Stein, quien dice: «Tenemos que vivir en la certeza de la fe, de que lo que el Espíritu de Dios obra escondidamente en nosotros produce sus frutos para el Reino». Compara la oración con corrientes de aguas invisibles, subterráneas… pero que dan vida. Al final, adorar es una necesidad vital de quien ama, dice Madre Verónica.

Y es la mejor intercesión: «yo no puedo abrazar el mundo entero, pero Dios sí». «Oramos unos por otros para que ninguno se pierda», añade, en la frase que da título al libro.

3. Para los que no sienten libertad

La tercera charla la impartió a jóvenes católicos en Jaén en noviembre de 2021. Empezó de nuevo con Edith Stein, judía agnóstica y filósofa, convertida de golpe leyendo a Santa Teresa de Ávila. «El cristianismo me ha liberado de la vida que me había tirado por tierra, me ha dado la fuerza para retomar, agradecida, la vida de nuevo», cita.

Verónica comentó el caso de una joven que conoció, cristiana tibia, que estando muy enferma supo que iba a poder recibir un corazón trasplantado que le salvaría la vida, la «oportunidad de vivir en verdad», sin olvidar que es con un corazón donado. ¿No deberíamos vivir todos así? Porque cada cristiano tiene el corazón donado por Cristo.

Vivir así implica una sed de libertad, una sed de verdad y una sed de amor que sólo Dios podrá saciar. Hay que evitar la idea de «seré feliz más adelante cuando…»

La religiosa anima a vivir con plenitud ya, leyendo en los ojos de Jesús. Al contrario que el joven rico, que no se atrevió a dejarlo todo, y quedó triste, el cristiano ha de poder dejar sus cosas con alegría, mirándole a Él.

4. Para los que tratan de servir con caridad

La siguiente meditación se dirigió a voluntarios y personal de Cáritas reunidos en la casa natal de San Francisco de Borja en Gandía en mayo de 2022. Madre Verónica investigó sobre este santo noble y jesuita y le cautivó una frase suya: «Me ofrecí a Jesús y pedí su amor sin medida, participando de su inmenso amor».

Pero los voluntarios de Cáritas van a servir a Cristo trabajando con personas muy heridas. A ellos les dice, citando a Teresa de Calcuta: «Hay que amar hasta que duela». Recordó también a los santos en los campos de exterminio, como Maximiliano Kolbe y Edith Stein. Pero a los que ven a Cristo en el pobre, les plantea, ¿no veis a Cristo en vuestra propia pobreza?

«Puede suceder que preocupados por la sed de los otros nos olvidemos de nuestra propia sed», es decir, que haciendo buenas obras nos olvidemos de Dios, y entonces ya sólo podamos ofrecer aridez y esterilidad.

Este texto incluye un icono de Rupnik que analiza, con dos mesas, la de la comunión y la del servicio al necesitado, lleno de simbolismo.

Y advierte también, ante el dolor y la secularización: «Podemos sentir miedo de alegrarnos, pero con la pérdida de la alegría no mejora el mundo. No alegrarse en aras del sufrimiento no ayuda nada a los que padecen», advierte. «Este mundo nuestro necesita muchos hombres que descubran la alegría de extender el bien, y así todos recibirán el ánimo y el empuje suficientes para seguir haciéndolo».

Verónica Berzosa habla en el Betel22 de Barcelona, su charla se incluye en Que Ninguno se Pierda

Verónica Berzosa habla en el Betel22 de Barcelona, su charla se incluye en Que Ninguno se Pierda.

5. Para los tentados de quedarse mirando, sin actuar

La última de las charlas del libro la predicó a jóvenes católicos de Barcelona en el encuentro Betel22 en mayo. Muchos serían jóvenes atraídos por Cristo, pero que dudan en dar pasos que comprometan. Madre Verónica empezó hablando de la famosa foto de la hambruna en Sudán de Kevin Carter que ganó el Pulitzer: un buitre espera a que muera una niña desnutrida.

Todos preguntaron al fotógrafo si tras la foto ayudó a la niña. No, dijo él, había muchas más niñas iguales alrededor, no podía ayudarlas a todas. Hizo la foto y se fue. Más tarde se arrepintió de no haber hecho algo por al menos esa niña. Y a los 33 años se suicidó, dejando una nota: decía que le atormentaban los horrores que vio en guerras y hambrunas.

«¿No es esta nuestra sociedad?», plantea Madre Verónica. Una sociedad que contempla, incluso se escandaliza… pero no actúa, se distrae con entretenimientos, se llena de vacío, y al final solo le queda el suicidio.

Más que preguntar «dónde está Dios», ella cree que es Dios quien dice a cada hombre: «¿dónde estás, qué haces, por qué no actúas?»

Madre Verónica explica a continuación su vocación religiosa, cómo Dios la llamó de una vida de ocio vacío, y como usó a una joven en Francia, una prostituta llamada Veronique, para despertarla. Y así María José Berzosa se convertiría en Verónica. Es este un texto que hará que todos sus lectores -no sólo los jóvenes- quieran aprovechar bien la vida.

Se trata, en fin, de un libro de 160 páginas que se lee con agrado, con citas de santos muy relevantes en nuestra época, con cultura sin culteranismos, que pueden leer también personas que se hacen preguntas espirituales en las periferias de la fe, y cristianos que quieren meditar más sobre su vivencia. Una buena opción de lectura espiritual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *