Las 10 razones por las que Teresita de Lisieux, veinteañera, fue proclamada doctora de la Iglesia

adminoctubre 19, 202213min230
logo_2020.png

Es conocida la anécdota del encuentro de San Pío X con un obispo misionero que le había regalado un retrato de Santa Teresita de Lisieux. El Papa le había dicho: “Esta es la santa más grande de los tiempos modernos”. El conocimiento que tenía el Papa Sarto de Teresa venía de lejos y por eso no dudó en incoar la causa de su beatificación.

Apenas 10 años después de su muerte, el Papa había recibido el regalo de la edición francesa de Historia de un Alma. Pío X, que admiraría a aquella joven carmelita por la sencillez de su doctrina espiritual y su insistencia en la absoluta necesidad de la gracia, sabía que había algunos eclesiásticos que cuando oían hablar de Teresa “ceñían el entrecejo”.

Esto le llevaría a responder con decisión a uno de sus detractores: «Su extrema sencillez es lo más extraordinario y digno de atención en esta alma. Vuelva a estudiar su teología».

La indicación del Papa a uno de aquellos eclesiásticos no era algo baladí… los estudios sobre el proceso que llevó a la proclamación de Santa Teresita como doctora de la Iglesia muestran que el camino no fue fácil…

Por los pasillos de las congregaciones romanas, en los debates de algunos teólogos, se repetían como una cantinela objeciones parecidas a la causa… ¿Cómo se le iba a dar este título a quien había consumado su vida casi con 25 años entre los muros de un monasterio de clausura, a una joven que no había asistido a clases de Teología, ni había expuesto de manera sistemática su “doctrina”?

Dios tiene sus tiempos… las objeciones se desvanecieron y el testimonio cada vez más extendido del cariño de fieles, pastores de la Iglesia, teólogos y autores de espiritualidad, sacerdotes y seminaristas, religiosos y religiosas, movimientos eclesiales y comunidades nuevas, hombres y mujeres de cualquier condición y de todos los continentes se convirtió en un clamor universal.

Lluvia de pétalos sobre las reliquias de Santa Teresita en su proclamación como doctora en 1997.

Juan Pablo II en la ceremonia del doctorado de Teresita en 1997

Hace 25 años, el 19 de Octubre de 1994 en la Jornada del Domund el Papa Juan Pablo II firmaba la carta apostólica Divini Amoris Scientia y proclamaba ante la multitud congregada en la Plaza de San Pedro a Teresa Lisieux como la 33ª Doctora de la Iglesia.

Siguiendo a Juan Pablo II en su carta apostólica, sintetizamos en 10 las razones que llevaron a la Iglesia a proclamar a Teresa, la Doctora más joven de la Iglesia, como maestra universal en la doctrina del amor

1.- La carrera meteórica con la que se extendieron sus escritos: en el año 1921 Historia de un alma (sus escritos autobiográficos) se habían traducido al inglés, francés, alemán, italiano, español, chino, japonés, ceilandés… hoy son cerca de 50 lenguas a las que ha sido traducido su autobiografía, al igual que sus demás escritos.

Teresa de Lisieux fue beatificada y canonizada en pocos años

2.- Su santidad fue reconocida por la Iglesia muy rápidamente. Ella murió en 1897. El 10 de junio de 1914 Pío X firmó el decreto de incoación de la causa de beatificación; el 14 de agosto de 1921 Benedicto XV declaró la heroicidad de las virtudes de la sierva de Dios, Pío XI la proclamó beata el 29 de abril de 1923. Un poco más tarde, el 17 de mayo de 1925, el mismo Papa, ante una inmensa multitud, la canonizó en la basílica de San Pedro, y dos años después, el 14 de diciembre de 1927, acogiendo la petición de muchos obispos misioneros, la proclamó, junto con san Francisco Javier, patrona de las misiones.

3.- La autoridad universal de la doctrina de Teresa está en la capacidad de haber ido con una sencillez y profundidad única al corazón del evangelio. Ella encarna y predica con su vida y su palabra la centralidad del evangelio: la llamada de Jesús a hacerse como niños, a reconocernos siendo tan pobres y pequeños como “hijos amados de Dios”.

4.- Doctora para nuestros tiempos porque ha puesto en el candelero el mensaje de la Misericordia Divina abriendo las puertas de la esperanza a tantos que se encuentran aplastados por la miseria moral y espiritual a la que han conducido las ideologías del mundo moderno.

Santa Teresa de Lisieux como precursora de la espiritualidad de la Divina  Misericordia

En algunos sentidos, Santa Teresa de Lisieux es precursora de la espiritualidad de la Divina Misericordia.

5.- Su enseñanza manifiesta con coherencia y une en un conjunto armonioso los dogmas de la fe cristiana como doctrina de verdad y experiencia de vida. Al final de su vida, escribió con su propia sangre el Símbolo de los Apóstoles, como expresión de su adhesión sin reservas a la profesión de fe.

6.- La fuente principal de su experiencia espiritual y de su enseñanza es la palabra de Dios, en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. Ella misma lo confiesa, especialmente poniendo de relieve su amor apasionado al Evangelio (cf. Ms A 83 v). En sus escritos se cuentan más de mil citas bíblicas: más de cuatrocientas del Antiguo Testamento y más de seiscientas del Nuevo.

7.- El contacto con sus escritos lleva a un amor efectivo y afectivo a la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo. Es en el Corazón de la Iglesia bebiendo de la fuente sacramental donde ella nos sitúa para cogidos de su mano vivir la “vocación al amor”.

8.- En ella confluyen circunstancias que hacen más significativo su doctorado. Como mujer hace resplandecer el genio femenino en la lectura vital y sapiencial del evangelio. Como contemplativa pone de relieve para nuestros días el primado de Dios sobre todas las cosas y la belleza de la vida consagrada a Cristo como esposo de la Iglesia.

Teresita de Lisieux, muerta con 24 años, entre los doctores de la Iglesia, en un icono de estilo clásico

Santa Teresita de Lisieux, muerta con 24 años, entre los doctores de la Iglesia, en un icono de estilo clásico.

9.- Como joven se presenta como maestra de vida evangélica, particularmente eficaz a la hora de iluminar las sendas de los jóvenes, a los que corresponde ser protagonistas y testigos del Evangelio entre las nuevas generaciones.

10.- Como “misionera en el claustro” no deja de atraer a hombres de todas las razas y naciones al Evangelio. Sus cartas a sus dos “hijos espirituales” misioneros, el P. Roulland y el Abate Bellière eran un anuncio de su vocación misionera ejercida hoy desde el cielo, desde donde no deja de proclamar a tiempo y a destiempo su deseo de “amar y hacer amar a Jesús”.

Poco antes de morir Teresa profetizó que “pasaría su cielo haciendo bien en la tierra”. Hoy, 125 años después de su muerte, como maestra y Doctora Universal sigue enseñando por todos los confines del orbe el caminito del abandono, la humildad y el amor, a los pobres y sencillos de corazón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *