«La flamenca de Hakuna»: «Aquí la gente me ayuda a ir al cielo, son esa primera luz en la oscuridad»

adminnoviembre 3, 202220min120
logo_2020.png

Palacio de Vistalegre de Madrid, 17 de septiembre de 2022. Una joven vestida de blanco por entera, bata de cola, mantón de Manila y trenza en el pelo, sube a un escenario ante más de ocho mil personas. Y, entonces, se escucha: «Llévame contigo a todos lados, que pueda dormir tranquilo bajo tu precioso manto». La joven zapatea como nunca, mira al cielo, se le escapa una pequeña lagrimita y da gracias a Dios, y, también, a aquellas dos, que miran desde arriba.

Maite Arriola tiene 26 años, es la pequeña de seis hermanos, es madrileña de nacimiento y jerezana de sentimiento, ingeniera naval y licenciada en Derecho, y es, ante todo, una penitente cristiana y, por qué no, impenitente flamenca. Desde su casa de Madrid, la bailaora del fenómeno católico del momento atiende a Religión en Libertad para contar su testimonio de fe, y para confesar la fuerza que le mueve sobre las tablas cada día y que le hace vivir siempre con alegría.

Una dimensión desconocida

«Cuando era pequeña iba a un colegio donde nos obligaban a ir a bailes folclóricos, a mí me empezó a encantar el flamenco, aunque se me daba fatal», comenta. A partir de ahí, aquella incipiente pasión de Maite se fue desbordando, llegando, incluso, a cambiar el recreo por apuntarse a clases de otros grupos. Al cumplir los 18 años, se sacó el carnet de conducir con el único objetivo de poder ir hasta Madrid, ella vivía en una localidad cercana, para matricularse en la academia de flamenco más prestigiosa de la ciudad.

Maite ArriolaLa joven se marchó a vivir a Jerez de la Frontera para vivir en primera persona el flamenco.

«Cuando llegué a Amor de Dios (la escuela de flamenco) fue muy curioso, aquellas personas y yo no habíamos sido cortadas precisamente por el mismo patrón. La mayoría eran gitanos, gente que había mamado esa cultura desde la infancia», relata la joven. Maite mejoraba cada día su técnica y algunos profesores le recomendaron que se apuntara al conservatorio. El problema era que había empezado a estudiar Ingeniería Naval, así que decidió terminarla.

Casualidad o no, el lugar de las prácticas de la carrera iba a suponer un antes y un después en su vida. A Maite le habían cogido en la constructora de barcos Navantia, en la ciudad de Cádiz. Fue allí donde su pasión por el flamenco alcanzaría una dimensión desconocida. Por las mañanas, la joven trabajaba diseñando prototipos de barcos y por las tardes se iba hasta Jerez de la Frontera para bailar con los gitanos. Entonces, una bailaora le ofreció el trabajo que siempre había ansiado, eso sí, antes debía hacer las pruebas del conservatorio.

Una de las grandes ayudas

Viniendo de una familia que no tenía mucho que ver con el flamenco, o tal vez sí, Maite se lió la manta a la cabeza y se fue a vivir a Jerez, para preparar su ingreso en el conservatorio. En unos meses la joven madrileña se convirtió en una auténtica flamenca. Se echó un novio gitano, y todo lo que rodeaba su vida estaba marcado con la seña del cante jondo, salvo una cosa, su fe. Algo que mantuvo desde niña, y que, mientras estuvo allí, no dejó de cultivar acudiendo a misa y participando activamente de los sacramentos.

«La gente me decía que se me estaba yendo la olla, pero yo les decía que mi fe era mi fe, y que el pueblo gitano tenía unos valores que ya quisiéramos nosotros», explica. Maite se preparó muy bien en Jerez y regresó a Madrid, donde abrió un tablao flamenco. Como en su familia preferían que estudiara mientras bailaba, la joven se puso a hacer a distancia la carrera de Derecho. Hoy es opositanda a notarías por las mañanas y empresaria flamenca por las tardes, y recuerda muy bien el día que recibió una de las ayudas de fe más grandes que ha tenido en su vida.

Maite Arriola  

La joven conoció Hakuna tras apuntarse a un viaje a última hora.

«Yo tenía ciertos prejuicios con los ambientes de la Iglesia en los que me movía, todas las personas eran iguales, estudiaban en las mismas universidades… Hasta que un verano, una amiga me dijo que se iba a Grecia al día siguiente, con un grupo llamado Hakuna, y que le acompañara. No sé por qué le hice caso y allí me presenté. Tenía muchos miedos de no encajar, por mi profesión, que era muy distinta a la del resto», comenta. Sin embargo, la acogida que recibió le hizo sentirse como en casa, algo que necesitaba después de pasar una temporada muy agobiada.

No conoce incompatibles

Maite iba a encontrar en Hakuna lo que muchas veces había buscado en otros lugares. «Hakuna ha sido un sitio donde yo me he siento querida tal y como soy. He pasado momentos malos en mi vida y nunca me he sentido tan en familia como allí. Es un sitio donde la gente me ayuda a ir al cielo, me ayuda a crecer», comenta la joven.

Con sus largas uñas pintadas de amarillo, Maite iba a propiciar una simbiosis muy singular entre Hakuna y el flamenco. «Lo que yo vivía con las gitanas lo iba metiendo en Hakuna, por ejemplo, ‘la fiesta de las zambombas’ de Jerez… nos reuníamos todos, con los gitanos, cantando y bailando villancicos», relata. La joven comenta que es esto, precisamente, en lo que consiste esta nueva realidad eclesial. «Una de las cosas más bonitas que tiene Hakuna es que no conoce incompatibles, es esa primera luz que se abre en sitios muy oscuros», afirma.

Maite lo pudo comprobar en persona en aquel viaje a Grecia, cuando se sintió muy acogida. «Tú le dices a Hakuna: ‘Vámonos a Móstoles a organizar algo’, y te monta una misa allí. No se tienen prejuicios, creo que puede hacer mucho bien. Es algo que se atreve a llevar a Dios a todos. Para que cuando uno mire a alguien vea a otro Cristo. Y, ese otro Cristo, puede ser un gitano que lleva tatuado a Camarón. A eso estamos llamados todos los cristianos, no solo Hakuna», comenta Maite.

Maite ArriolaMaite dirige su propio tablao en Madrid, donde no le faltan momentos para hablar de Dios.  

Esa devoción por el flamenco, y, especialmente, por lo gitanos, le iba hacer descubrir vínculos muy interesantes para su propia fe. «Ellos están acostumbrados a rezar a Dios cantando, tenemos que aprender mucho de su cultura. Es gente que vive al día, que tiene una gran capacidad de sacar lo bueno de cada momento y con una sensibilidad especial para apreciar la belleza. Un gitano jamás lleva a un abuelo a la residencia, nunca reparte una cuenta en un restaurante. Tienen una idea de familia preciosa, en su casa siempre cabe una silla más», asegura Maite.

«Hasta donde Tú quieras»

Y, así, lo vivió durante el pasado concierto de Vistalegre, cuando los gitanos que la acompañaban quedaron maravillados. «Les sorprendía mucho que en la Iglesia hubiera gente joven normal, incluso lo guapos que eran los seminaristas. Decían todo el tiempo que qué bien los cuidaban, que qué sonrientes todos, les encantaba el buen ambiente que había. No se podían creer que toda esa gente fuera católica, y que muchos se les acercaran de corazón a corazón, como hermanos», afirma.

Una relación con los flamencos que siempre ha sido una misión muy especial para ella. «Un día estábamos ensayando un himno rociero y empezó a sonar una canción de Hakuna que era más tranquila, y la bailaora gitana se puso a cantarla, y, pensé, que si no fuera por estas cosas esa chica igual nunca hubiera tenido trato con Dios«, explica. Algo que también ocurre en su tablao. «A mi izquierda tengo a la Virgen del Rocío, y cuando no me apetece nada bailar le digo: ‘Mamá, yo hasta donde Tú quieras‘», explica.

Sin embargo, la joven cree que esta misión no debe ser una búsqueda forzada sino una consecuencia. «Hace poco leí que evangelizar no es una cosa que tenga que hacer el cristiano, sino que es una consecuencia del estilo de vida. Estoy agradecida a Dios de que me haya puesto ahí. Antes de salir a bailar siempre rezo, y muchísimas veces se me une el resto», comenta Maite.

HakunaEl grupo de música Hakuna congregó a más de 8000 personas en su último concierto.

Ejemplo de esto es su amiga Sara. «En Jerez siempre le contaba a Sara, que es gitana, cómo veía a Dios, y ella me decía que si podía ir conmigo a misa«, comenta. Aunque Maite reconoce que, muchas veces, su misión más importante está en la habitación de al lado. «Mis hermanos están muy alejados de la Iglesia y vinieron a verme al concierto, y alucinaban. Les llamaba mucho la atención lo queridos que se sintieron. Dios nos pone en cada sitio para algo concreto, en este caso para un bien muy visual, un bien que es belleza, alegría…», confiesa.

La persona que faltaba

Una belleza que alcanzó su máximo esplendor en el pasado concierto de Vistalegre, que se ha convertido en un momento especial en la historia de la música católica en España. «Fue increíble. Estaba super nerviosa, encima habían tirado confeti y pensaba que me iba a resbalar. Ese ambiente de familia, de ‘todos por todos’, me hizo pensar que si me caía, era como si lo hacía en el salón de casa», asegura la joven.

Pero, si hubo algo especial aquel 17 de septiembre fue el recuerdo de una persona que faltaba. «Mi madre se fue al cielo cuando yo tenía nueve años. Ella me inculcó la fe y no he visto nunca una fe como la suya. Tuvo un cáncer durante mucho tiempo, y nunca la vi quejarse, era la alegría personificada. Ella decía que pobres los que se fueran al cielo y no tuvieran ningún sufrimiento que ofrecer al Señor. Siempre me había costado mucho el trato con la Virgen. Allí sentí mucha cercanía con Ella, como si me hubiera dicho: ‘Maite, yo he querido que bailes mi canción’. Fue algo muy especial, como de niña mimada«, confiesa.

Aquí puedes ver los mejores momentos del histórico concierto de Hakuna. 

La joven se despide reconociendo que hace poco descubrió que su abuela era bailaora y su abuelo productor de artistas, y dueño del Florida Park de Madrid, en la época de Lola Flores. «La intuición es algo superior a la razón y, sin tener ni idea, me he dedicado curiosamente a esto. Siempre digo de broma que mi ángel de la guarda es Lola Flores. Me encantaría ser madre y que mis niños fueran los más flamencos del mundo, que formaran mi propia banda. Pero, por encima de todo, lo que Dios quiera siempre de mí, como si me pide ser monja, flamenca o monja flamenca», concluye.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *