Adicto al porno, se intentó suicidar… la sorprendente charla con un sacerdote le rescató

adminnoviembre 13, 20229min170
logo_2020.png

Enganchado a la pornografía, Etienne pensaba en el suicidio, se odiaba y se avergonzaba de sí mismo. Gracias a una conversación inesperada, inició un camino de reconstrucción donde experimentó la misericordia de Dios. La web Découvir Dieu cuenta su testimonio.

Étienne tiene ahora 19 años, y durante cuatro años fue adicto a la pornografía. Todo comenzó en el colegio, cuando sus compañeros le mostraron ese tipo de imágenes. Para él, como reconoce, fue el comienzo del infierno. Presa de la curiosidad se dijo que tenía que investigar más sobre ese mundo. Pero, pronto, empezaría a quedar atrapado en él.

Un accidente cambia todo

La adicción era tan fuerte que el joven había perdido el control de su cuerpo y se sumergía en ella varias veces al día. Étienne sentía vergüenza de comentarlo incluso con amigos que también la consumían. Creía que su mente se estaba volviendo más sucia que la del resto de sus compañeros. Además, notaba que por culpa de la adicción su vida se empezaba a paralizar

En esos momentos de infierno, Étienne comenzó a tener pensamientos suicidas. Todas las mañanas iba a la escuela acompañado de un amigo y, mientras, hablaba con él, observaba un bulevar. Un día, se dijo: «Me voy a lanzar contra un autobús porque ya no puedo más: ya no puedo vivir esta doble vida». El joven estaba sufriendo, y por mucho que buscaba todo tipo de soluciones sus problemas no desaparecían. 

Étienne.‘Me voy a lanzar contra un autobús porque ya no puedo más’, se decía el joven Étienne.

Un día, con doce años, vio a lo lejos una pandilla de seis jóvenes que querían atacarle. Étienne se asustó y sin pensárselo se tiró al bulevar, y un coche lo atropelló. El accidente fue muy violento, llegó a reventar hasta el parabrisas del coche. El joven se quedó en el suelo, mientras la gente pensaba que estaba muerto. Lo llevaron al hospital y, milagrosamente, los médicos le dijeron que solo tenía una pierna rota.  

Sorprendente respuesta

Étienne había tenido mucha suerte, pero su vida se empezaba a tambalear. Se quedó una semana en el hospital. Y, en esa semana, estuvo solo. Así que empezó a reflexionar: «Dios tiene un plan para mí. De hecho, si todavía estoy aquí es porque sirvo para algo y no estoy tan podrido, no soy esa fruta podrida que no sirve, que está en el suelo. No, yo soy alguien. Y, aunque estoy atrapado en esto, tengo derecho a vivir«.

Pasó el tiempo, las secuelas del accidente pasaron, pero la adicción siguió presente, y cada vez más fuerte. Llegaba de clase y directamente se quedaba inmerso en esta adicción. Cada día, cada semana y cada mes se prometía que iba a parar. Y, siempre lo incumplía. En ese momento, perdió toda la confianza en mí mismo. «Me doy cuenta de que ya no tengo voluntad, dignidad ni confianza en mí mismo. Ya no soy nada, estoy destruido. Mi corazón, mi cuerpo… todo son unas ruinas», se dijo.

Y, un día, cuando ya no podía soportar más, tomó una decisión. Decidió ir a ver a un sacerdote y contarle todo. Logró admitir sus problemas, con dificultad, pero lo consiguió. Y, en ese momento, hubo un momento de silencio y pensó que ahora le tocaba recibir una reprimenda. Pero, el cura le miró y le dijo: «¡Bravo por lo que dices! ¡Alegría!». Y, él, no entendió nada de lo que le estaba pasando. «Fue un torrente de misericordia. Vi caer el amor de Dios sobre mí. Estaba solo en la oscuridad y allí estaba Dios. Salí muy feliz, diciendo: «Estoy perdonado, ya no estoy solo. Hay alguien. Hay alguien conmigo», comenta.

Ayuda de sus padres

Sin embargo, la adicción siguió ahí. Unos meses más tarde, sus padres le pillaron. Y, en ese momento, sintió la peor de las vergüenzas. «Mi padre no había llegado a casa y yo le estaba esperando. Sabía lo que iba a suceder. Me iba a gritar y me iba a ir de casa. Pero mi padre llegó, se sentó frente a mí, y me dijo que no me iba a juzgar. No entendí nada: para mí era imposible. Y, entonces, mi padre me dijo que me iba a ayudar. Y, así, comenzamos un viaje de tres vías llamado ‘Libres para amar'», confiesa.

Y Étienne empieza a ver la luz al final del túnel. «Había caído en un agujero para el que pensaba que nunca habría una salida. Sin embargo, renazco. Y, lo que es una locura es que mis padres me ayudaron: ¡para mí, era imposible! Salgo de esta adicción, después de un año. Y, con dificultades, acepto todo lo que me ha pasado, acepto y me perdono«, relata el joven.

Aquí puedes ver la entrevista a Étienne en ‘Découvrir Dieu’.

Étienne reconoce que Dios siempre estuvo detrás. «Cuando miras hacia atrás, ves que Dios me sacó de mi oscuridad, y me perdonó, me perdonó a través de mis padres.. y yo mismo me perdoné. Fue todo la acción de Dios. Yo resumo todo esto diciendo que Dios es amor, es perdón, es misericordia, incluso en la mayor de las tinieblas», concluye.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *