El Exarcado de Donetsk denuncia la detención ilegal de dos curas en Ucrania acusados de terrorismo

adminnoviembre 29, 20225min220
logo_2020.png

Diversos portales internacionales de Ayuda a la Iglesia Necesitada se han hecho eco de la llamada de auxilio realizada por el obispo grecocatólico ucraniano Stepan Meniok durante las últimas horas en torno a la liberación de dos sacerdotes detenidos en Ucrania por las autoridades rusas. Se trataría de los sacerdotes Ivan Levystky y Bohdan Geleta, del templo de la Natividad de la Santísima Virgen María (Berdiansk, Ucrania).

La denuncia de Meniok tiene su origen en un comunicado emitido por el Exarcado arqepiscopal de Donetsk, donde afirmaban recibir «con gran pesar y dolor la noticia del secuestro y encarcelamiento ilegal» de los dos sacerdotes por la Guardia Nacional de Rusia, acusados de falsamente de haber cometido actos terrotistas, «actividades subersivas» y de haber participado en «guerrillas» en Berdiansk.

Los sacerdotes, desaparecidos el 16 de noviembre y de los que se tuvo constancia una semana después, habrían sido hallados sospechosos después de que la Guardia Nacional de Rusia encontrase armas y material de fabricación de bombas durante un registro a las instalaciones parroquiales. En ese momento, los sacerdotes ya se encontraban bajo arresto.

El Exarcado valora las acusaciones como «falsas y deliberadamente ideadas» y asegura lo improbable de las mismas por serlos detenidos «personas espirituales» para los cuales «la fuerza más poderosa es la de Dios».

Ivan Levystky y Bohdan Geleta.

Los sacerdotes presos, Ivan Levystky y Bohdan Geleta, del templo de la Natividad de la Santísima Virgen María (Berdiansk, Ucrania). 

Por ello, emitieron una serie de aclaraciones dedicadas a desmentir la información.

En primer lugar, el comunicado destaca que desde hace más de tres años ambos sacerdotes ejercen su ministerio parroquial «proclamando la palabra de Dios, paz para todo hombre» de manera totalmente reglamentada y en la «plena legalidad».

Del mismo modo, se remarca la ausencia de acusaciones contra los arrestados desde que comenzó el conflicto de Rusia y Ucrania, sin trascender sus actividades cotidianas más allá «de sus deberes pastorales» y sin existir ningún informe hasta el día de su arresto.

«En el momento del allanamiento de la iglesia, la casa parroquial contigua y los locales anexos, ambos sacerdotes se encontraban bajo arresto y no podían controlar de ninguna manera lo sucedido en el recinto. No pueden asumir ninguna responsabilidad por las armas y munición supuestamente encontrada en ellos», valora el Exarcado sobre lo que considera  «una evidente calumnia y una falsa acusación».

El comunicado concluye haciendo un llamamiento a la difusión de la información respectiva a los sacerdotes, así como a «autoridades y personas de buena voluntad» para colaborar mediante la oración a la pronta liberación de los sacerdotes y que puedan garantizar su servicio sin impedimento a las necesidades de los fieles de Berdiansk.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *