Audiencia del Papa: «Querer poseer el afecto del otro mata la libertad y hace la vida un infierno»

admindiciembre 7, 20226min400
logo_2020.png

El Papa celebró este miércoles la habitual Audiencia General en el Aula Pablo VI del Vaticano. Continuando con sus catequesis sobre el discernimiento, en esta ocasión Francisco tocó el tema de «la fase que sigue inmediatamente a la decisión tomada». Habló de tres aspectos clave sobre esta fase: la paz que produce, la gratitud y la libertad que deja.

«En el proceso del discernimiento, es importante permanecer atentos también a la fase que sigue inmediatamente a la decisión tomada, para recoger los signos que la confirman o los que la desmienten. Hemos visto de hecho cómo el tiempo es un criterio fundamental para reconocer la voz de Dios en medio de otras muchas voces», comentó el Papa.

Libres con Dios

Para Francisco, Dios es el dueño del tiempo. «Solo Él es Señor del tiempo: esto es una marca de garantía de su originalidad, que lo diferencia de las imitaciones que hablan en su nombre sin lograrlo. Uno de los signos distintivos del espíritu bueno es el hecho de que comunica una paz que dura en el tiempo. Una paz que lleva armonía, unidad, fervor, celo. Sales del proceso mejor de lo que has entrado», expresó.

En este punto, el Papa señaló la importancia de la gratuidad en medio de una decisión. «Un primer aspecto es si la decisión es considerada como un posible signo de respuesta al amor y a la generosidad que el Señor tiene hacia mí. No nace del miedo, de un chantaje afectivo o de una obligación, sino de la gratitud por el bien recibido, que mueve el corazón a vivir con liberalidad la relación con el Señor», afirmó

Francisco destacó la importancia de ser libres tras tomar decisiones. «Otro buen signo de confirmación es el hecho de permanecer libres respecto a lo decidido, dispuestos a volver a cuestionarlo, también a renunciar frente a posibles desmentidos, tratando de encontrar en ellos una posible enseñanza del Señor. Esto no porque Él quiera privarnos de lo que más queremos, sino para vivirlo con libertad, sin apego. Solo Dios sabe qué es verdaderamente bueno para nosotros», expresó.

El Papa vinculó esto con los casos de violencia intrafamiliar. «Ser posesivo es enemigo del bien y mata el afecto: los muchos casos de violencia en ámbito doméstico, de los que lamentablemente tenemos noticias frecuentes, nacen casi siempre de la pretensión de poseer el afecto del otro, de la búsqueda de una seguridad absoluta que mata la libertad y sofoca la vida, haciéndola un infierno», comentó.

Aquí puedes ver íntegra la Audiencia del Papa de este miércoles 7 de diciembre.

El Pontífice animó a vivir sabiendo que la vida es un don. «Podemos amar solo en la libertad, por esto el Señor nos ha creado libres, libres también de decirle no. Ofrecerle a Él lo que más queremos está en nuestro interés, nos consiente vivirlo de la mejor manera posible y en la verdad, como un don que nos ha hecho, como un signo de su bondad gratuita, sabiendo que nuestra vida, así como la historia entera, está en sus manos benévolas», relató. 

Durante sus saludos en diferentes idiomas, el Papa tuvo unas palabras en español para la fiesta de la Inmaculada y otras, en italiano, de consuelo para el pueblo ucraniano. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *