Francisco: «Dios siempre asombra y supera nuestras necesidades y nuestras expectativas»

admindiciembre 11, 20224min330
logo_2020.png

El Evangelio del tercer domingo de Adviento nos presenta a San Juan Bautista, encarcelado, enviando a sus discípulos a preguntarle a Jesús si Él es el Mesías. Francisco tomó como motivo esta iniciativa para sus palabras previas al Ángelus de este domingo, que rezó ante una Plaza de San Pedro más llena de lo habitual porque miles de familias acudieron a que el Papa bendijese el Niño Jesús de sus belenes.

El Jesús del que Juan oye hablar «tiene palabras y gestos de compasión hacia todos, en el centro de su acción está la misericordia que perdona«. En opinión del Papa, esto hizo dudar a su primo, y «esto significa que también el creyente más grande atraviesa el túnel de la duda«.

Y esa duda no es necesariamente un mal, apuntó el pontífice, porque «nos ayuda a entender que Dios es siempre más grande de como lo imaginamos; las obras que realiza son sorprendentes respecto a nuestros cálculos; su acción es diferente, siempre supera nuestras necesidades y nuestras expectativas; y por eso no debemos dejar nunca de buscarlo y de convertirnos a su verdadero rostro».

En ese sentido, «Juan, definido por Jesús el mayor entre los nacidos de mujer (cfr Mt 11,11), nos enseña a no cerrar a Dios en nuestros esquemas», que es siempre «el peligro, la tentación: hacernos un Dios a nuestra medida, un Dios para usarlo. Y Dios es otra cosa».

«Nunca se sabe todo sobre Dios, ¡nunca!», insistió, y en ocasiones olvidamos que es un «Dios de humilde mansedumbre, el Dios de la misericordia y del amor».

Numerosas familias acudieron a la Plaza de San Pedro para que el Papa bendijese al Niño Jesús de sus belenes.

Numerosas familias acudieron a la Plaza de San Pedro para que el Papa bendijese al Niño Jesús de sus belenes.

Algo parecido puede sucedernos con nuestro prójimo, cuando le juzgamos según «nuestros prejuicios» o le ponemos «etiquetas rígidas». El Adviento puede ayudarnos a invertir esa perspectiva, a «dejarnos asombrar por la grandeza de la misericordia de Dios».

Francisco concluyó insistiendo en esa idea del asombro, porque «Dios siempre asombra«. Y en el Adviento, preparando el pesebre para el Niño Jesús, «aprendemos de nuevo quién es nuestro Señor… Es un tiempo en el que, en vez de pensar en regalos para nosotros, podemos donar palabras y gestos de consolación a quien está herido, como hizo Jesús con los ciegos, los sordos y los cojos».

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *