La diócesis de Roma se pronuncia sobre el caso Rupnik: le retirará sus misiones pastorales

admindiciembre 24, 20229min270
logo_2020.png

El cardenal Angelo de Donatis, vicario general del Papa para la diócesis de Roma, hizo pública este viernes una declaración sobre la situación del padre Marko Ivan Rupnik, S.J. El sacerdote jesuita y celebrado artista ha protagonizado en las últimas semanas numerosas informaciones sobre abuso sexual de religiosas y absolución del cómplice, comportamientos por los que se han conocido diversas sanciones que habían permanecido ocultas mientras el padre Rupnik desarrollaba una actividad normal, hasta que fueron destapadas por informaciones periodísticas en Italia.

La posición de la diócesis de Roma

Donatis afirma que su pronunciamiento es respetuoso «de las competencias y decisiones de los legítimos superiores del padre Rupnik» y de las decisiones tomadas en particular por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe. El religioso, aunque lleva a cabo diversas iniciativas pastorales en la diócesis de Roma, a la que ha prestado «numerosos y preciosos servicios» de carácter ministerial (entre los que cita los retiros predicados o la decoración de la capilla de su Seminario Mayor), «no se encuentra en una posición de sumisión jerárquica al cardenal vicario a nivel disciplinario y eventualmente penal».

Por ese motivo, «toda la diócesis, ante estas desconcertantes informaciones, sobre todo mediáticas, que desorientan al Pueblo de Dios, está viviendo con preocupación y consternación estas horas, consciente de la extrema delicadeza de la situación». El cardenal Donatis afirma que la diócesis «no fue consciente hasta tiempos recientes de estos problemas» y «no puede entrar a valorar las decisiones tomadas por otros». Pero asegura, «también en nombre de su obispo«, todo el apoyo necesario, en particular a la Compañía de Jesús, «para la deseable solución positiva del caso», sanando «las heridas infligidas a las personas» y dando a conocer «la verdad sobre lo sucedido».

A la luz de las propias decisiones disciplinarias que han tomado las propias autoridades jesuitas, el purpurado asegura que implicarán «decisiones respecto a los oficios canónicos diocesanos -los únicos directamente sujetos a la autoridad del cardenal vicario- de los que el padre Rupnik sigue aún investido, en particular como rector de la iglesia de San Felipe Neri all’Esquilino y como miembro de la comisión diocesana para el Arte Sacro y los Bienes Culturales», dando a entender que le serán retirados, al igual que la actividad realizada por el sacerdote en la diócesis como parte del Centro Aletti.

«Confiamos todo a la misericordia del Señor y al prudente discernimiento de quien está llamado a tomar decisiones sobre las personas implicadas», concluye el cardenal Donatis.

Acusaciones muy graves

El padre Rupnik es un artista de fama mundial, con obras en el Vaticano, en la catedral de la Almudena de Madrid y en el Santuario de Fátima, entre otras. Actualmente estaba trabajando con la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid para la construcción íntegra de un templo, pero, según informa Aciprensa, esta institución académica, «ante las informaciones publicadas, ha decidido pausar los trabajos relativos al programa iconográfico del proyecto, que se encontraba en fase de concepción y desarrollo».

Uno de los trabajos del padre Rupnik: los mosaicos del santuario de la Cueva de San Ignacio en Manresa (Barcelona).

Rupnik es también autor del logo del Jubileo de la Misericordia convocado por  Francisco a fines de 2015, y diseñó la imagen oficial del Encuentro Mundial de las Familias realizado en Roma este año.

A principios de diciembre, medios de comunicación italianos difundieron denuncias de abusos sexuales con adultos que el padre Rupnik habría cometido en la década de 1990, en la institución religiosa femenina Comunidad Loyola, de la que es cofundador.

La Compañía de Jesús respondió a los informes de prensa el 2 de diciembre con un comunicado, en el que señaló que “el Dicasterio para la Doctrina de la Fe recibió una denuncia en 2021 contra el padre Marko Ivan Rupnik S.J. en cuanto a su forma de ejercer el ministerio. No hubo menores involucrados”.

Según los jesuitas, el dicasterio del Vaticano “determinó que los hechos en cuestión debían ser considerados prescritos y por lo tanto cerró el caso a principios de octubre de este año 2022”.

Sin embargo, la congregación religiosa aseguró que se le impusieron al padre Rupnik “medidas cautelares” que “siguen vigentes hoy”. Estas medidas incluyen la “prohibición del ejercicio del sacramento de la confesión, de la dirección espiritual y del acompañamiento de los Ejercicios Espirituales”. “Además, estaba prohibido para el P. Rupnik ejercer actividades públicas sin el permiso de su Superior local”, señalaron los jesuitas en su comunicado del 2 de diciembre.

Días después, el padre Arturo Sosa, superior de la Compañía de Jesús, confirmó que el padre Rupnik confesó a una de sus víctimas, incurriendo en excomunión inmediata, conocida en la ley de la Iglesia como latae sententiae. Según una cronología difundida por la Compañía de Jesús, esta sanción correspondía a una investigación previa realizada por la Congregación para la Doctrina de la Fe tras una denuncia recibida por los jesuitas en octubre de 2018. Este dicasterio habría determinado que «se produjo la absolución de un cómplice y por lo tanto el padre Rupnik está en estado de excomunión latae sententiae”, que fue «levantada ese mismo mes” por un decreto de la congregación.

En dos cartas recientes, monseñor Daniele Libanori, obispo auxiliar de Roma y comisario del Vaticano para la Comunidad Loyola, confirmó la veracidad de las denuncias de abusos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *