Losantos, Albiac, Sostres, Girauta, Ussía… se rinden ante «el gran personaje europeo del siglo XX»

adminenero 2, 202327min180
logo_2020.png

La figura Benedicto XVI no solo desata muestras de elogio dentro de la propia Iglesia Católica sino también en ambientes diferentes como la intelectualidad, el arte o los medios de comunicación generalistas. Esta es solo una muestra del enorme respeto que han expresado estos días al Papa alemán personalidades de muy distintos ámbitos de la sociedad. 

Eduardo Verástegui 

El actor, productor y provida mexicano Eduardo Verástegui, dio gracias a Dios por la vida de Benedicto XVI. «Gracias, Dios, por habernos dado un Papa de su talla, enorme, humilde, sabio, bondadoso. Con una extraordinaria vocación de servicio que brotaba de su amor a Dios, a la Iglesia y a todos los hombres», escribió en Twitter.

«Gracias, querido Papa Benedicto, por haber sido tan claro y valiente al definir a la ‘dictadura del relativismo’ y alertar sobre ‘la ideología de género, la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura'», continuó Verástegui.

Para el mexicano, Benedicto XVI fue «un Papa inteligente, gran teólogo y filósofo, maestro, profesor, amante de la música, lleno de amor por todos (…). «Dijo claramente que Jesús ‘es la medida del verdadero humanismo’. Aprendimos a quererlo, a escucharlo, a respetarlo, a seguir sus consejos (…). Padre Dios, te lo encomendamos mucho, porque él te ha amado mucho, y ha trabajado por tu pueblo durante toda su vida. Dale ahora la alegría del cielo. Amén», concluyó.

Alfonso Ussía

Uno de los más importantes columnistas españoles de las últimas décadas, Alfonso Ussía, dedica su última publicación, titulada «Un soplo de vida», a Benedicto XVI (que todavía no había fallecido). «Se apaga el Santo Padre que, desde su profunda inteligencia y humildad, se sintió vulnerado por su modestia para poner en orden el desorden de la Iglesia. El Papa místico, intelectual, músico, amante de la solemnidad necesaria para mantener la distancia entre Dios y los hombres», comenta.

«Un día, inesperadamente, se encuentra sin fuerzas, abandonado y por vez primera en seis siglos, el Papa se pregunta ante Dios si lo mejor para Él es seguir teniéndolo como su Vicario en la tierra, y entre Dios y él alcanzan el acuerdo de recomendarse el retiro y la oración. Y el Papa místico, intelectual, profundo, se retira y se reúne con Dios y con su desesperanza en la Casa de Santa Marta de la Santa Sede, y se convoca el Cónclave de su sucesión», expresa.

Ussía destaca la misión del Papa alemán. «Se nos va el místico, el humanista, el intelectual, el sabio humilde, el servidor de Dios que se creyó incapaz de servirlo. Se nos muere la esencia de Europa, de aquel que retornó a la infancia para juntar las manos y pedirle a Dios que no se dejara vencer por el sueño. El Santo Padre de la Fe, la cultura, la inteligencia y la bondad», concluye.

Federico Jiménez Losantos

El comunicador Federico Jiménez Losantos ha resaltado la enorme figura de Benedicto XVI. «Con Joseph Ratzinger se va uno de los personajes más notables de la Europa del Siglo XX. Con Benedicto XVI muere el último gran Papa de la civilización católica, a la que pertenece la España que aún se pertenece; un hombre dedicado a estudiar, comprender y tratar de explicar a los demás cómo podían convivir el Verbo y la Cosa, la Fe y la Razón, Occidente y la Cruz, esos dos milenios a la sombra de la Cruz que han definido Occidente. Está a la vista que la pérdida de los valores éticos asociados al catolicismo ha producido no sólo el hundimiento de determinadas certezas, sino de algo sin lo que es imposible establecer una idea moral: el valor de la certeza misma«, comienza diciendo.

Losantos elogia también la sensibilidad por el arte del Papa alemán. «Sus textos sobre arte y religión nos muestran un temperamento exquisito, una delicadeza para apreciar el brillo trascendente de lo intrascendente sólo en apariencia; de lo más humilde que entreabre la puerta de la iluminación, de una forma modestamente lírica de Revelación que no es la del Verbo, sino el encuentro con lo real, la lectura de la diferencia, el culto a lo demás», apunta.

«Con Ratzinger desaparece el último gran Papa. De nuestro tiempo y quizás de todos los tiempos, que hoy prevalecen contra la Piedra católica. Sería un milagro muy de agradecer que existiera el Cielo y, desde allí, rezase por nosotros», concluye.

ratisbona1El Papa Benedicto ofreció un histórico discurso en Ratisbona en el año 2006.

Salvador Sostres

«Que Benedicto le sucediera fue la mejor noticia para una Humanidad en vilo. Nunca Europa tuvo a un jefe de Estado tan refinado y culto. No tenía la fuerza de Wojtyla para derribar muros pero su inteligencia, su escritura y su santidad fueron nuestro último vínculo con un mundo de orden, libertad y rigor intelectual que se vino abajo con el regreso de los populismos contra los que tanto había luchado Juan Pablo. Benedicto era nuestra última esperanza hasta que nos abandonó», comenta el articulista Salvador Sostres en ABC.

«De la noche en que su marcha se anunció, guardamos aún en la memoria el rayo que cayó sobre la cúpula de San Pedro inmortalizado en una tremenda fotografía. La inmensa tristeza por su muerte, y por todas las desapariciones que su desaparición implica, compite con el sentimiento de orfandad anticipada por su renuncia. Renunció a nosotros. Algo tal vez comprensible desde la estricta racionalidad y además germánica, pero de un Papa esperamos algo distinto. Le quiero y le respeto, y siendo por él una admiración infinita», relata.

Pedro García Cuartango

El columnista de ABC escribió recientemente una pieza titulada «Ratzinger, un pensador original, un defensor de la tolerancia«. «Ese valor de la aportación del cardenal Ratzinger, un teólogo que había profundizado en la historia de la filosofía, es el reconocimiento de que los hombres tiene que vivir de acuerdo con la razón y que ésta es autónoma de la fe religiosa. Lo que no obsta para que ambas tengan un sustrato común que hay que buscar y que fundamenta toda ética de la acción humana», señala.

«Ratzinger tenía claro que hay un gran espacio de entendimiento entre los hombres, sean cuales sean sus creencias, y en eso fue profundamente original e innovador. Hay que reivindicar su legado intelectual, sin caer en simplismos», comenta.

Juan Manuel de Prada

«El papado de Benedicto XVI fue percibido por muchos católicos –entre quienes me cuento– como un regalo precioso. Era –salvando las distancias– como si John Henry Newman hubiese accedido al ministerio petrino. No sólo por tratarse Ratzinger de un hombre de alta categoría intelectual –aunque no rayase a la altura inalcanzable de Newman–, sino también porque desde un ‘pasado’ proclive a la sombra había abrazado la luz«, comenta Juan Manuel de Prada en su último artículo.

Para el reconocido escritor: «Benedicto XVI tenía, desde luego, el más hermoso y suave guante de terciopelo, pero su mano era endeble y no tardaron en quebrarle el pulso. No le ayudó, por supuesto, haberse rodeado de colaboradores que, lejos de suplir sus carencias, las aprovecharon en su beneficio. Su debilidad desembocó en una renuncia cuyas consecuencias los espíritus que no chapotean en el ‘meapilismo pompier’ conocen bien. Y entre esos espíritus perspicaces se contaba, lúcido y doliente, el suyo. Descansa en paz, amado Benedicto», expresa.

Bieito Rubido

El director de El Debate, Bieito Rubido, rememora en un artículo lo que más le llamó la atención del Papa alemán. «Me impactó el día que fue elegido sucesor de Juan Pablo II. Cuando apareció en el balcón del Vaticano, tras la fumata que anunciaba al nuevo Papa, el renombrado Benedicto XVI dijo que ‘era un humilde labrador en la viña del Señor’. Para mí fue el mayor teólogo de la Iglesia Católica de los tres últimos siglos. Ayer se fue un doctor de la Iglesia, un titán de la Fe», comenta.

«Benedicto planteó al hombre moderno un reto gigante: ser católico en el mundo moderno del relativismo es muy difícil. Lo hizo desde su mayor aportación: la combinación de Fe y razón, y fue esa racionalidad suya la que desde su condición de hombre le llevó al enorme gesto de humildad de renunciar a la púrpura de la cátedra de San Pedro. Admirable», relata.

Rubido destaca la vida de oración que llevó Benedicto XVI tras su renuncia. «Durante todos estos años en que fue Papa emérito jamás se entrometió en la labor de Francisco. Fue un gigante intelectual de la Iglesia Católica, insisto, tal vez el mayor de los últimos tres siglos. Era humilde de verdad, de una expresión oral dulcísima y como buen intelectual siempre abierto a escuchar al que no pensaba como él», comenta.

Y, concluye recordando la visita del Papa a Madrid. «Una de esas promociones de jóvenes católicos fueron los cerca de dos millones que dieron cita en Madrid en agosto de 2011, en la JMJ, y allí nos dejó un mensaje que en mí caló muy hondo, como católico y pecador que me declaro: ‘No os avergoncéis’. Y no lo hago, por eso rezo hoy por Benedicto XVI, convencido de que se nos fue ayer un titán de la Fe, una cumbre del pensamiento católico», termina diciendo.

Luis Ventoso

El columnista de El Debate Luis Ventoso ha valorado en un artículo al «intelectual respetadísimo» de Benedicto XVI. «Ya no se fabrican muchas personas de la calidad de Joseph Aloisius Ratzinger. Un intelectual respetadísimo, incluso por sus pares que discrepaban de sus tesis. Un hombre de Dios, en realidad es lo más importante de su vida. Una persona dulce y modesta, a pesar del potentísimo tesoro neuronal que albergaba bajo su pelo cano. Un hombre que fue capaz de asumir la cátedra de Pedro cuando lo que deseaba era retirarse a leer, pensar y escribir», relata.

«El hombre que sorprendía a quienes se acercaban a él por su mirada amable y su esmerada delicadeza en el trato. El clérigo sensible y con visión, que escuchando en Munich un concierto de Bach dirigido por Leonard Bernstein cuchicheó a su compañero de la butaca de al lado: ‘Cualquiera que escuche esto sabe que nuestra fe es la verdadera’. El ensayista consciente de que la claridad es la cortesía de la inteligencia, por lo que fue capaz de expresar con palabras llanas y frases límpidas los más abstrusos conceptos», añade.

Y concluye: «Un hombre maravilloso. Por lo que solo en una era donde la idiocia campa a sus anchas es posible presentarlo como un ‘reaccionario’ y desdeñar el valor de su formidable ejemplo y magisterio. Benedicto XVI ya está con Dios, al que consagró su vida. Desde aquí solo queda admirarlo, darle las gracias y aprender del magisterio de un sabio humilde, que se definió de esta elegante manera: ‘Soy un cooperador de la verdad'».

profesores

El Papa Benedicto XVI se encontró con decenas de catedráticos durante la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid en el año 2011.

Juan Carlos Girauta

«En realidad, lo de Benedicto XVI es único en la historia de la Iglesia justamente porque esa renuncia, de por sí excepcional, es la única ajena a contextos conflictivos, los que conllevan cismas y prisiones. Por eso hay otro modo de contemplar la rareza: el señor Ratzinger, intelectual de los que ya no quedan, religioso de los que integran todas las dimensiones de lo humano sin forzamiento ni contradicción, flor última de la Europa que nos define sin que lo sepamos, es elegido por el Espíritu Santo y se dispone a cumplir su papel, casi inconcebible para un creyente y directamente incomprensible para un no creyente», apunta el ex político y escritor Juan Carlos Girauta.

«Metido en harina, se encuentra rodeado de lobos, por usar la expresión de ‘L’Osservatore Romano’. Alguien como él no miente, y sabe que callar del todo equivaldría a faltar a la verdad. Comprende que no tendrá fuerzas suficientes para enfrentarse a lo que ve: hay días en que ‘Dios parecía dormido’, dirá», comenta Juan Carlos Girauta días previos a la muerte del Papa Benedicto XVI.

Gabriel Albiac

El filósofo Gabriel Albiac ha querido destacar en una columna titulada «Ratzinger y el Dios de los filósofos» el discurso del Papa en Ratisbona. «La trascendencia de ese discurso de 2006 sobrepasa de lejos la anécdota de las hostilidades musulmanas que puso en marcha. El discurso de Ratisbona no habla de conflicto entre islam y cristianismo: para que exista conflicto se requiere un territorio común que aquí no existe. Habla de conflicto entre cristianismo y politeísmo griego, esto es, entre cristianismo y filosofía: esas dos matrices de la razón europea», afirma.

«Un filósofo no tiene nada que debatir con un creyente islámico, le es tan ajeno como un echador de cartas; y tiene todo que discutir con un cristianismo con el cual comparte la lengua de Platón, que es la de los Setenta. Y, con ella, la problemática que toda lengua arrastra. El cristianismo es griego. Como la filosofía. El islam, no. Y esa es la clave de un discurso de Ratisbona, que inaugura el diálogo serio entre Roma y los filósofos: ¿de qué estamos hablando cuando decimos razón? De libertad», expresa.

Ignacio Camacho

«Benedicto XVI nunca dejó de ser durante su papado lo que había sido toda su vida: un filósofo de la fe, un intelectual dogmático, uno de los mayores eruditos del pensamiento cristiano contemporáneo. Un hombre de razón y de estudio al que las circunstancias situaron en el trance de administrar el legado de un gigante mediático, una figura de popularidad descomunal que había generado a su alrededor la aureola casi mitológica de un santo», señala Ignacio Camacho en ABC, en su columna «El filósofo de la fe».

«Quizá intuyó desde el primer momento que sólo podía abordar esa misión alejándose de la estela de su antecesor mediante un cambio de estilo favorecido por su propio carácter introvertido. Más académico que pastor, ninguna de sus encíclicas alcanza la profundidad ortodoxa de los tres libros que, ya como Papa, dedicó a la figura de Jesucristo interpretándola desde la visión doctrinal del Dios vivo. Sin embargo, y pese a haber ejercido un fuerte poder en el entorno de Juan Pablo, entendió pronto que el gobierno eclesial requería un tacto político para cuyo ejercicio no estaba listo«, apunta Camacho.

Y concluye destacando la última sorpresa del Papa alemán. «Benedicto volvió a ser Ratzinger, el pensador reflexivo refugiado en su biblioteca, en la música celestial de Mozart, en la oración íntima por el destino de la Iglesia. Su muerte escondía una última sorpresa: el reconocimiento universal de la coherencia que le llevó a marcharse sin hacer ruido al cerrar la puerta», termina diciendo.

Olegario González 

Olegario González de Cardenal, teólogo y sacerdote, ha escrito en ABC, sobre el Papa emérito. «Ratzinger tuvo la genialidad de ejercer hasta el final en su persona, diferenciándolas, dos funciones distintas, sin confundirlas y sin separarlas: el magisterio propio de los obispos y el magisterio propio de los teólogos. Lo específico de los primeros es dar el testimonio autorizado del mensaje evangélico; de los segundos, dar razón coherente y consistente de la fe, haciendo posible una adhesión tanto de la inteligencia como de la voluntad a Jesucristo, reconocido y acogido como supremo don y supremo perdón de Dios. Ratzinger, con su peculiaridad y sus límites, fue hasta el final lo que se propuso al elegir el lema episcopal: ‘Ser cooperador de la Verdad’, de la verdad de Dios y de la verdad del Evangelio con su propuesta de sentido y salvación para todos los hombres», expresa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *