El primer funeral por un Papa emérito: Francisco predicó sobre cómo Dios usa instrumentos frágiles

adminenero 5, 202314min210
logo_2020.png

[Noticia en proceso de ampliación]

Decenas de miles de personas (unas 60.000 al empezar la ceremonia en una mañana fría) han acudido pronto a la misa funeral del papa emérito, Benedicto XVI, este jueves en la plaza de San Pedro, entre fuertes medidas de seguridad. Unos 1.000 policías se han desplegado en las calles de Roma y se ha impuesto una zona de exclusión aérea sobre la Ciudad del Vaticano.

A las 6 de la mañana se empezó a permitir el acceso a la plaza de San Pedro para los fieles. El rocío y la niebla los recibieron, aunque al avanzar la mañana se fue aclarando algo el día. Con orden y tranquilidad fueron tomando asiento. No se repartieron entradas ni se reservaron plazas: sólo hacía falta ponerse en la fila para entrar en el recinto.

La ceremonia de exequias

Se empezó con el rezo del Rosario, con numerosos obispos y cardenales. El rosario se terminó con el Salve Regina, sin letanías.

Al empezar la procesión de entrada, se pidió a los asistentes que reaccionaran a la ceremonia con «fe y recogimiento» y que no ondearan banderas ni levanten carteles. La procesión se acompañó con el canto de la antífona de entrada: «Dale Señor el descanso eterno».

La ceremonia la presidió el Papa Francisco, pero por sus problemas de rodilla el cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio (de 88 años) se encargó de las partes más exigentes, incluyendo el canon de la misa en latín.

La primera lectura, en español, era del Libro de Isaías: «¿Es acaso la vasija su artífice?» El salmo, el más breve, el 22, muy común en funerales: «El Señor es mi pastor, nada me falta». La segunda lectura, en inglés, de la primera carta de San Pedro, sobre la resurrección en Cristo, «aunque sea preciso sufrir ahora un poco, como el oro se aquilata al fuego». El Evangelio de San Lucas, proclamado en italiano, sobre los dos ladrones: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso» y «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu». 

La homilía del Papa Francisco fue bastante breve. Francisco, a partir de la imagen de las manos, habló de la sincatábasis (el abajamiento y condescendencia), de Dios, que se hace cercano y utiliza métodos humanos, frágiles, manos a veces débiles, pero que Dios usa si se apoyan en Dios y sus tiempos. Se refería a los servidores de Dios en general, pero es aplicable al frágil y anciano Benedicto XVI.

Citó al Papa San Gregorio Magno, que confiaba en las oraciones «y el auxilio de méritos» de sus amigos. El pastor puede pastorear acompañado por su pueblo. «Como las mujeres en el sepulcro estamos aquí con el perfume de la gratitud y esperanza«, 

«Benedicto, fiel amigo del Esposo, que tu alegría sea perfecta al oír definitivamente para siempre, su Voz», finalizó el Papa, instalándose después un silencio orante.

Fue la única vez que Francisco mencionó el nombre de Benedicto, quizá en homenaje a la humildad que todos le reconocían al difunto Papa emérito.

 

Políticos y autoridades que acuden

Como Benedicto XVI ya no era jefe de Estado, el funeral no se ha considerado funeral de Estado. Hay dos delegaciones especiales con palco o espacio oficial por decisión del propio Papa emérito: Italia y Alemania. El resto de países está representado por sus embajadores ante la Santa Sede o por algunos enviados especiales, a veces de rango bastante bajo.

No han acudido representantes institucionales de la Unión Europea, pese a todo el esfuerzo que Benedicto XVI hizo por potenciar la identidad del continente (incluyendo la selección del nombre «Benedicto»).

Por parte de España, está la reina emérita, Sofía, de 84 años, en representación de la Corona, y el ministro español de la Presidencia, Félix Bolaños. Polonia, Portugal y Hungría sí han enviado a representantes del máximo nivel, sus presidentes, que son, respectivamente, Andrzej Duda, Marcelo Rebelo de Sousa (quien acaba de aplazar por tercera vez la aprobación de la eutanasia remitiéndola otra vez al Constitucional) y Katalin Novák.

También acude Gitanas Nausėda, presidente de Lituania. La presidenta de Eslovaquia, Zuzana Čaputová, había anunciado su asistencia, pero enfermó y al final acudió el primer ministro interino, Eduard Heger.

Bélgica, que es una monarquía católica, está representada al máximo nivel por el rey Felipe de Bélgica y la Reina Matilde.

La delegación alemana es completa: el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, el canciller Olaf Scholz, el Presidente del Parlamento Bärbel Bas (socialista) y el presidente del Consejo Federal Peter Tschentscher (socialista). Fuera de la delegación oficial, el líder de la oposición, Friedrich Merz (de la CDU).

Francia, el país más laicista de Europa, envía sólo a Gérald Darmanin, ministro de Interior «y de cultos». Pero es más que las Islas Británicas. El Gobierno de Irlanda, pese a ser un país de tradición católica, no envía a nadie y se lo deja a su embajador.

E Inglaterra sólo envía como su representante a la Secretaria de Estado de Educación, Gillian Keegan, de 54 años, católica y diputada del Partido Conservador (pese a que Benedicto XVI visitó el país, donde beatificó al intelectual inglés J.H. Newman).

Un caso peculiar es el de Andorra, representada por el arzobispo de Urgel y copríncipe, Joan-Enric Vives (único obispo jefe de Estado en el mundo, excepto el Papa reinante). Le acompañan dos vicarios de la diócesis y el embajador de Andorra ante la Santa Sede.

Unos 120 cardenales

La Santa Sede envió invitaciones a todo el colegio cardenalicio, que en la actualidad son 224 cardenal, de los que 125 son electores. Precisamente los que más conocieron a Benedicto son los más ancianos y menos dispuestos a viajar, pero unos 120 han llegado a la ceremonia.

Entre los cardenales que consiguieron llegar está el anciano cardenal Joseph Zen, obispo emérito de Hong Kong, a quien el Gobierno chino le quitó el pasaporte pero se lo devolvió con un permiso de 5 días para salir del país.

Entre los cardenales presentes están los de la Curia, el cardenal Müller que fue prefecto de Doctrina de la Fe, el cardenal Adalberto Martínez (primer cardenal en la historia de Paraguay), el cardenal de Nueva York, Timothy Dolan, el cardenal australiano George Pell, el cardenal de Sri Lanka, Malcolm Ranjith (que de 2005 a 2009 fue Secretario de Doctrina de la Fe, hasta que Benedicto XVI le envió a la isla), el cardenal de Barcelona Juan José Omella; el cadenal de Madrid Carlos Osoro, el cardenal arzobispo emérito de Valladolid, Ricardo Blázquez, los cardenales coreanos Andrés Yeom Soo-jung y Lázaro You Heung-sik…  y varios obispos y Patriarcas de iglesias católicas orientales.

En cambio, desde Siberia, el obispo de Saratov, Clemens Pickel, de etnia alemana, confirmó con tristeza, que ningún obispo católico de Rusia iba a poder acudir. No explica las causas, pero es evidente que la situación de guerra no lo favorece.

Representantes ecuménicos

El Patriarcado ecuménico de Constantinopla, greco-ortodoxo, está representado por el número dos de su organigrama, Emmanuel, metropolita de Calcedonia. 

Su rival, la Iglesia Ortodoxa Rusa, envía también a su recientemente ascendido número dos, Antonio de Volokolamsk -de 37 años, no conoció a Benedicto- y su ayudante Ivan Nikolaev. 

La Comunión Anglicana la encabeza Ian Ernst, antiguo obispo anglicano de Isla Mauricio, en  Roma como enlace ecuménico desde 2019. 

En representación del Consejo Mundial de Iglesias estará su máxima autoridad desde hace unos meses, el obispo luterano alemán Heinrich Bedford-Strohm.

El ataúd y la tumba

El mismo ataúd de madera de ciprés en el que 200.000 fieles han visto sus restos en la basílica es el que le acoge durante las exequias en la Plaza de San Pedro. Al acabar la ceremonia, este ataúd será trasladado de nuevo a la basílica de San Pedro y se introducirá en otros dos féretros, que se contienen el uno a otro. Después será enterrado en la cripta bajo la basílica de San Pedro, en la misma tumba que ocupó Juan Pablo II de 2005 a 2011, cuando fue declarado beato y trasladado a una zona más accesible a la veneración de los fieles. En la tumba quedará solo escrito su nombre y las fechas de su pontificado: siete años, 10 meses y nueve días.

[Noticia en proceso de ampliación]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *