Tras 316 días de combates, el Patriarca Kirill pide una tregua navideña y Putin la decreta enseguida

adminenero 5, 202310min140
logo_2020.png

Han pasado 316 días de combates en Ucrania desde que empezó al invasión rusa a gran escala y no hubo tregua ni petición de tregua en la Pascua latina, ni en la Pascua ortodoxa, ni en la Navidad latina, ni en la Nochevieja.

Pero este 5 de enero el Patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa Rusa ha pedido una tregua navideña con un breve comunicado, invocando la Navidad ortodoxa, y muy rápidamente, en un par de horas, el presidente ruso, Vladimir Putin, la ha decretado por su cuenta.

Propuesta de Kirill, respuesta rauda de Putin

El texto en la web del Patriarcado de Moscú (Patriarchia.ru) dice: “Yo, Kirill, patriarca de Moscú y de toda la Rus, hago un llamado a todas las partes involucradas en el conflicto interno con una petición de cesar el fuego y establecer una tregua navideña desde las 12.00 horas del 6 de enero hasta las 24.00 horas del 7 de enero, para que los ortodoxos puedan asistir a los servicios en Nochebuena y en el día de Navidad», dice el mensaje.

Con una velocidad que más de uno considerará sospechosamente sincronizada, el presidente Putin enseguida ordenó al Ministro de Defensa que se aplique un alto el fuego. El texto que ha difundido la web del Kremlin dice:

«Teniendo en cuenta el llamamiento de Su Santidad el Patriarca Kirill, instruyo al Ministro de Defensa de la Federación Rusa a introducir desde las 12:00 horas del 6 de enero de 2023 hasta las 24:00 horas del 7 de enero de 2023, un alto el fuego a lo largo de toda la línea de contacto en Ucrania. Basándonos en el hecho de que un gran número de ciudadanos que profesan la ortodoxia viven en las áreas de combate, hacemos un llamado a la parte ucraniana para que declare un alto el fuego y les dé la oportunidad de asistir a los servicios en Nochebuena, así como en el Día de la Natividad de Cristo».

Tanto Rusia como Ucrania son sociedades de tradición mayoritaria ortodoxa, si bien los ucranianos son estadísticamente mucho más religiosos que los rusos. También en la misma Ucrania, las regiones industriales del Este, repobladas con obreros rusos durante la época soviética, son mucho menos religiosas que las regiones del oeste. Además, mientras en el Oeste, junto a Polonia y los Cárpatos, llega a haber mayorías de católicos, en la zona en guerra -Donetsk y Lugansk- los católicos son pocos. En muchas partes del país, los católicos ucranianos (hasta un 12% del país) celebraron la Navidad latina bajo las bombas y sin electricidad.

Pese a la guerra, San Nicolás ha traído regalos navideños a los niños a través de Cáritas Ucrania

Pese a la guerra, San Nicolás ha traído regalos navideños a los niños a través de Cáritas Ucrania.

No hay respuesta oficial de Ucrania, bombardeada en la Navidad latina

La primera respuesta por parte de Ucrania ha sido la de un asesor presidencial activo en redes, Mikhailo Podolyak, que ha respondido: «Rusia debe abandonar los territorios ocupados, y sólo entonces tendrá una ‘tregua temporal’. Guardaos la hipocresía». Podoliak añade que «la Iglesia Ortodoxa Rusa no es una autoridad para el cristianismo ortodoxo global y actúa solo como ‘propagandista de guerra'».

The Kyiv Independent ha publicado al anochecer del día 5: «Por ahora Ucrania no ha dado señales de observar tal alto el fuego, ya que los misiles rusos, sus drones y ataques sobre civiles e infraestructuras se mantuvieron con alta intensidad el periodo de fiestas invernales. El 24 de diciembre [Nochebuena latina] diez civiles murieron y 58 fueron heridos por impactos de cohetes rusos en el centro de Jersón, la ciudad sureña liberada en noviembre tras 8 meses de ocupación rusa. En víspera de Año Nuevo, Rusia lanzó su última ataque masivo de misiles contra ciudades ucranianas, matando a un civil e hiriendo a otros 28 por todo el país».

Este año se da la circunstancia de que la Iglesia Ortodoxa de Ucrania, independizada de Moscú, que siempre celebró la Navidad el 7 de enero, como en Rusia, ha dado permiso para que las parroquias que quisieran la celebraran el 25 de diciembre, como se hace en Occidente.

En ese contexto, incluso entre ortodoxos, hacer tregua el 6-7 de enero y no el 24-25 de diciembre suena extraño: es como decir que una Navidad merece misiles y la otra no.

Por otra parte, suena extraño que la petición a «ambas partes» venga de un solo eclesiástico -el Patriarca moscovita- sin pactar con otros líderes ortodoxos, grecocatólicos y latinos. Y también es raro que la petición llegara justo el día antes de la Nochebuena ortodoxa, y no se pactara con más tiempo con ambas partes.

The Orthodox Times, cercano al Patriarcado de Constantinopla y a la diáspora griega y crítico con Kirill comenta: «Que el Patriarca de Moscú pida solo un alto el fuego de un día en vez del fin de la guerra suscita interrogantes. También es de notar que se refiera a la invasión rusa de Ucrania como ‘conflicto interno’, evitando una vez más mencionar la guerra que Rusia lanzó contra su vecino».

En Rusia, tras 316 días de combates y decenas de miles de muertos, y pese a haber reclutado forzosamente cientos de miles de hombres, aún sigue estando prohibido y castigado usar la palabra «guerra» y las autoridades exigen usar a los medios el concepto «operación militar especial». Quien usa la palabra «guerra» en Rusia es multado y encausado.

Para ayudar a las víctimas de la guerra en Ucrania, Cáritas Española ha abierto esta web y la cuenta Caixabank ES31 2100 5731 7502 0026 6218 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *