No hubo tregua navideña en Ucrania: muertes, mensajes de políticos y ruptura entre eclesiásticos

adminenero 8, 202328min160
logo_2020.png

¿Cuánta gente murió por acción de las armas en la Navidad ortodoxa, el 6 y 7 de enero, en Ucrania? A veces se dan cifras de civiles muertos, pero las de militares no se suelen dar.

No se respetó el alto el fuego decretado unilateralmente y a toda prisa por Putin, en respuesta, dijo, a la petición, también sorpresiva, del Patriarca Kirill unas horas antes.

Nadie creía en ese alto el fuego, Ucrania no lo creyó ni aceptó y los rusos lanzaron ataques en varios lugares, incluyendo cohetes contra Kramatorsk (ciudad a 30 km del frente), combatieron en las minas de sal de Soledar y declararon incluso tomar el pueblo de Pidhorodne, todo en el frente de Bajmut. Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso dijo que los ucranianos atacaron en Donetsk y Lugansk, Zaporiyia y Jersón. Hubo también combates en Svatove y Kreminna.

El Estado Mayor ucraniano, que cada día da cifras sobre bajas militares rusas, calcula haber causado unas 430 bajas a los rusos (entre muertos y heridos) en Navidad. El Gobernador pro-ucraniano de la región de Donetsk informó de que los ataques rusos mataron a un civil e hirieron a 8 en Bajmut (donde solo queda un 10% de su población inicial) y el de la región de Járkov anunció que un misil ruso mató a un civil, de 50 años, en Merefa, a 30 km de Járkov. Así, no hubo tregua.

Los mensajes del Patriarca Kirill en TV y en la liturgia

El Patriarca Kirill, líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa, tuvo 3 grandes ocasiones para dirigirse al pueblo a través de los medios de comunicación estatales rusos. En ninguna ocasión pidió (a Dios o a los políticos) acabar con los combates o iniciar conversaciones de paz. Tampoco usó nunca la palabra «guerra», que está prohibida en Rusia desde el 24 de febrero (sólo se permite hablar de «operaciones militares»).

La primera ocasión fue la Nochebuena ortodoxa (noche del 6 al 7), con la Divina Liturgia solemne transmitida en los canales de televisión Russia 1 y Spas. Hizo un mensaje breve y genérico sobre la Navidad.

Sobre Ucrania pidió recordar a «nuestros hermanos en Ucrania, que están siendo expulsados ​​​​de la Laura de Kiev-Pechersk [el famoso monasterio de las Grutas de Kiev], que durante siglos fue el guardián de la ortodoxia genuina y sin distorsiones. Oremos por nuestros hermanos y hermanas, por los confesores de la fe de Cristo en el siglo XXI. Hoy estaremos con ellos, con sus dolores, nuestra oración y manifestación de nuestra solidaridad y nuestro amor por ellos. Y creemos que todas estas tentaciones diabólicas retrocederán, y algún día, con el paso del tiempo, muchos recordarán con ironía, o tal vez solo con una sonrisa, los miserables intentos de destruir la Iglesia ortodoxa canónica en Ucrania».

No hubo, pues, mención a víctimas de guerra o de bombas, y se centró en la expulsión de clérigos fieles al Patriarcado de Moscú de ese complejo monástico, que el Gobierno ucraniano ha tomado.

El Gobierno ucraniano ha permitido que la jerarquía de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana (independizada de Moscú hace unos años, y ya mayoritaria en muchas zonas del país), celebre allí por primera vez su liturgia.

Una segunda ocasión fue la homilía del día de Navidad ortodoxa, 7 de enero. Se planteó por qué no hay «paz en la tierra», como cantan los ángeles. En parte, dijo, porque no hay «buena voluntad» de muchos hombres, por lo que animó a los fieles a ser más santos y a quien va solo ocasionalmente al templo a servir a Dios con asiduidad.

Y comentó también: «Hay guerras por toda la faz de la tierra, y en las extensiones de la Rus histórica hay una lucha interna desatada por otras fuerzas. Creo que todos empatizamos profundamente con lo que está pasando, pero el corazón del Patriarca está especialmente conmovido. Y hoy, mi oración especial es por la paz en la tierra de Ucrania, por la preservación de la unidad de nuestra Iglesia [Ortodoxa Rusa], a pesar de los esfuerzos y la presión más poderosos que se ejercen sobre el episcopado, el clero, los creyentes, para que el tejido de los unidos Iglesia Ortodoxa Rusa, que surgió de la pila bautismal de Kiev». Fue todo lo que comentó en esa misa sobre la guerra.

Un tercer mensaje llegó en una larga entrevista televisiva el 7 de enero por la noche, con un «observador político, Primer Director General Adjunto de la Compañía de Radio y Televisión Estatal de toda Rusia A.O. Kondrashov».

Entrevista de media hora a Kirill por Navidad ortodoxa: dice que Ucrania y Rusia son un mismo pueblo, que fuerzas extranjeras han maniobrado para dividir Ucrania, Rusia y la Iglesia Ortodoxa, no comenta nada de hacer esfuerzos por la paz, de bombardeos, víctimas, etc…

Allí alabó el papel de los sacerdotes en las Fuerzas Armadas en general, detallando que «el sacerdote no tiene derecho a tomar las armas. Ni siquiera puede defenderse durante las hostilidades, es decir, la presencia de un sacerdote en las Fuerzas Armadas durante las hostilidades es un riesgo enorme. Si recordamos la práctica prerrevolucionaria, el sacerdote del regimiento con una cruz en las manos comenzaba el ataque. Eran los primeros que salían de las trincheras y se dirigían al enemigo».

Luego criticó Occidente en general, por ser rico pero inmoral al legalizar el «cambio de sexo». Dijo que Rusia es un «problema para Europa» porque «preservamos los valores cristianos. E incluso en nuestra sociedad multirreligiosa, donde hay un gran porcentaje de musulmanes, estos valores se conservan, porque también se refractan en la enseñanza musulmana sobre Dios, sobre el hombre», detalló.

Luego añadió que «Rusia se está convirtiendo realmente en una comunidad espiritualmente fuerte, y cuanto más presión negativa se ejerce sobre nosotros, más fuertes nos volvemos».

Sobre la situación en Ucrania, declaró: «Creo en la fuerza del espíritu del pueblo ucraniano ortodoxo. Son personas muy fuertes en su fe, valientes, muy emocionales. Dios permita que estas buenas cualidades del pueblo ucraniano ayuden al país ucraniano a superar la profunda crisis espiritual en la que se encontraba la nación».

El entrevistador le pregunta si «los rusos y los ucranianos son un solo pueblo, en su opinión».

«Sin duda», responde el Patriarca. «Este es un pueblo que salió de la Pila Bautismal de Kiev, pero un pueblo muy grande. Del Mar Blanco al Mar Negro. Y esta inmensidad siempre causó miedo, envidia entre otros, y por eso, desde la antigüedad, fuerzas externas trabajaron para dividir a este pueblo, separarlo e incluso empujar una parte contra la otra».

[Ucrania es independiente de la Unión Soviética desde 1991; un sondeo abril de 2017 de Rating Group Ukraine, tres años después de la anexión rusa de Crimea, detectó que un 57% de ucranianos expresaba una opinión fría o muy fría hacia Rusia, mientras que sólo un 17% expresaban una opinión favorable o muy favorable].

Tras 319 días de guerra.. ¿quién abre un abismo entre rusos y ucranianos?

El Patriarca insistió en que «en Ucrania se está haciendo todo lo posible para garantizar que, a los ojos de los ucranianos, Rusia se convierta realmente en un enemigo y que a los ojos de los ucranianos los rusos se convierten en otro pueblo. El futuro también depende de cuán exitosa sea esta actividad dirigida a crear un abismo entre las dos partes de un mismo pueblo. Pero la Iglesia debe hacer todo lo posible para garantizar que en ningún caso los ucranianos y los rusos se conviertan en enemigos«, explicó el Patriarca en el día 319 de la guerra… mientras ambos países intercambiaban disparos en Navidad y después de 8 oleadas masivas de misiles contra instalaciones civiles de ciudades ucranianas, incluso muy lejos del frente.

Después, el Patriarca aseguró que «somos uno con el pueblo ortodoxo que pertenece a nuestra Iglesia en los Estados Unidos de América, en Gran Bretaña, en Europa Occidental, en cualquier lugar. Somos una Iglesia, un pueblo, una comunidad de oración. Pero incluso esta unidad espiritual es demasiado para aquellos que quieren cavar un abismo entre Rusia y Ucrania», añadió… sin entrar a mencionar que la Iglesia Ortodoxa Rusa ha declarado herejes y cismáticos no solo a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, sino al Patriarcado Ecuménico de Constantinopla y al Patriarcado de Alejandría, que cubre toda África.

Las fechas de la Navidad

El presentador comenta al Patriarca la importancia del calendario juliano, que «sigue siendo común para rusos y ucranianos»... precisamente en este año que, por primera vez, la Iglesia Ortodoxa de Ucrania ha dado permiso para que las parroquias ortodoxas que lo deseen celebren la Navidad el 25 de diciembre, y no el 7 de enero.

Después, el Patriarca anima a «una experiencia especial de alegría, alegría tranquila y en oración, y esta alegría será la misma para todos, y por nuestros hermanos y hermanas en Ucrania, y por todos nuestros hermanos y hermanas que viven en Rusia, y por toda nuestra Iglesia».

En 2017, el Parlamento ucraniano estableció el 25 de diciembre como festivo en todo el país. La web de sondeos RatingGroup.ua publicó en diciembre de 2022 que los ucranianos que apoyan pasar la Navidad de enero al 25 de diciembre, que hace un año, antes de la guerra, eran un 26%, ahora son un 44%. Muchos ya celebran las dos navidades, incluso sin tener parientes de rito latino.

En diciembre, el metropolitano Epifanio, líder de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania, y el metropolitano Svyatoslav, líder de la Iglesia greco-católica ucraniana (católicos de rito bizantino, un 12% del país), acordaron revisar conjuntamente sus calendarios religiosos.

Los católicos de rito latino, que son muy pocos en Ucrania -excepto en las fronteras con Polonia y Hungría- y celebraban Navidad cuando el resto del país aún guardaba ayunos, contemplan con cierta perplejidad como rápidamente todo el país empieza a adoptar su calendario hasta ahora exótico y minoritario.

El mensaje navideño de Putin

El líder ruso desde el año 2000, Vladimir Putin, también hizo difundir un mensaje de Navidad e imágenes de su habitual asistencia a la liturgia navideña, pero si en otros años acudía a enormes catedral, en Moscú o ciudades de provincias, rodeado de miles de fieles, este año se hizo fotografiar en una de las iglesias medievales del recinto del Kremlin, asistiendo al culto oficiado por un puñado de clérigos, al parecer completamente solo.

Putin en la Nochebuena ortodoxa de 2023, solo con los clérigos en una de las iglesias medievales en el recinto del Kremlin de Moscú.

Putin declaró hace unos años que fue bautizado a escondidas de su padre, un miembro del Partido Comunista de la antigua Unión Soviética, en San Petersburgo, en 1952, un año antes de morir Stalin.

“Esta fiesta brillante y amada inspira a las personas a buenas obras y deseos, sirve para afirmar en la sociedad valores espirituales y pautas morales tan duraderos como la misericordia, la compasión, la bondad y la justicia», anunció el mensaje de Putin tras 319 días de guerra contra el país vecino.

«Me gustaría señalar con profunda satisfacción la enorme contribución creativa que la Iglesia Ortodoxa Rusa y otras denominaciones cristianas de Rusia están haciendo a la unidad de la sociedad, la preservación de nuestra memoria histórica, la educación de los jóvenes y el fortalecimiento de la institución de la familia. Las organizaciones eclesiásticas dan prioridad a mantener la paz y la armonía interétnica e interreligiosa en nuestro país, cuidar a quienes necesitan ayuda, apoyar a nuestros soldados que participan en una operación militar especial. Una obra tan grandiosa, multifacética y verdaderamente ascética merece el más sincero respeto. Deseo a los cristianos ortodoxos, a todos los que celebran la fiesta de la Natividad de Cristo, salud, éxito y todo lo mejor», añadio su mensaje público.

Los mensajes navideños de Zelensky

Putin felicita la Navidad ortodoxa, pero no la latina. El presidente ucraniano, que es judío no practicante, felicitó ambas navidades.

En la víspera de la Navidad ortodoxa, en un vídeo dirigido a las familias ucranianas por «la Natividad de Cristo», declaró: «Es una celebración de armonía y unidad familiar. Y todos nosotros juntos somos una gran familia ucraniana. No importa dónde estemos ahora: en casa, en el trabajo, en las trincheras, en la calle, en Ucrania o en el extranjero, nuestra familia está más unida que nunca. Unida en la fe en una victoria. Que la armonía llegue a cada familia, la prosperidad a cada hogar, la victoria a la tierra de Ucrania y con ella la paz y la prosperidad por miles de años», es su deseo. «Cuídense, cuiden a sus familias, cuiden a nuestra Ucrania. ¡Cristo nació, alabado sea!»

En otro mensaje más elaborado distribuido por Telegram el 6 de enero, el presidente ucraniano repasó las viejas tradiciones ucranianas sobre el descanso navideño e inicio de año (usar colores claros, no hacer tareas de casa, no coser y tejer…) matizando cómo han cambiado.

“En días santos no se debe usar ropa oscura o vieja, gastada, para que no entren problemas en la casa. Pero los problemas llegaron a nuestra casa el 24 de febrero. Desde entonces, no vestimos ropa blanca y luchamos con fuerzas oscuras. En días santos, no se puede limpiar y sacar la basura de casa, pero nosotros luchamos contra los demonios y sacamos la basura de nuestra casa desde hace más de 300 días. No se debe coser y tejer en estos días, pero tejemos redes de camuflaje y cosemos chalecos antibalas, venciendo el mal. En estos días, nuestros antepasados ​​no iban de caza. Pero nosotros luchamos para no convertirnos en presa y derrotar a la bestia”, fue enumerando Zelensky.

En el vídeo, en mensaje de Navidad del Metropolita Epifanio, líder de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania, independiente de Moscú desde 2018. «A pesar de la guerra y las terribles pruebas del pueblo ucraniano, celebramos la Navidad y creemos en la victoria del bien sobre el mal, de la luz sobre las tinieblas. “La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la han cubierto”, nos dice el Evangelio. Así que, a pesar de todo, que la alegría de la Navidad llene nuestros corazones, alejando la tristeza, el dolor y la pena. Y que la luz de la Estrella de Belén nos guíe a todos hacia el Hijo de Dios, con quien podemos vencer todo mal. ¡Ucrania ganará! ¡Ha nacido Cristo! ¡Alabado sea!» 

La Navidad en la Laura de las Grutas de Kiev

En Kiev, cientos de fieles asistieron este sábado a una misa histórica en las instalaciones del célebre monasterio medieval de las Cuevas o las Grutas de Kiev, que antes dependía del patriarcado de Moscú.

La homilía fue oficiada por primera vez por el metropolita Epifanio, líder de la Iglesia ortodoxa ucraniana formada en 2018-2019 al separarse de Moscú y ser reconocida por el Patriarcado ecuménico de Constantinopla, el Patriarcado de Alejandría y otras iglesias ortodoxas.

La Laura (una Laura es un complejo monástico) se fundó en 1051 y es uno de los monasterios más antiguos del mundo eslavo. Los ucranianos señalan que hasta 1688 el complejo y seis diócesis enteras en Ucrania pertenecían al Patriarcado de Constantinopla, pero un líder cosaco proruso expulsó a esos clérigos y se entregaron edificios y autoridad religiosa al Patriarcado de Moscú.

La herejía del «mundo ruso»

En este primer servicio de Navidad en la Laura de las Grutas fuera del control moscovita, el metropolita Epifanio declaró: «Se está marchando el espíritu maligno del ‘mundo ruso’ [una frase clave, que usan los nacionalistas rusos y denostan los ucranianos, que lo consideran imperialismo] y el espíritu del verdadero cristianismo ortodoxo y el servicio al pueblo ucraniano está regresando».

«La resistencia a la ideología ruinosa y herética del ‘mundo ruso’, que es la piedra angular de las justificaciones de la agresión de Rusia contra Ucrania, es nuestra causa común. Uniendo nuestros esfuerzos, podremos proteger a nuestro pueblo de la guerra híbrida del Kremlin desde lo espiritual», añadió Epifanio, quien animó a los monjes del lugar a afiliarse a la Iglesia Ortodoxa de Ucrania.

El Gobierno ucraniano declaró que la Iglesia Ortodoxa del Patriarcado de Moscú sólo había alquilado su parte del complejo monástico hasta el 1 de enero, que expiró y que se ha prestado ahora a la otra iglesia. La llamada «Laura baja» (grutas y partes del monasterio) aún está en manos de los clérigos obedientes a Moscú, pero el Gobierno «estudia la legalidad» de esa situación.

La web ucraniana Livy Bereh ha anunciado que Zelensky revocará la ciudadanía ucraniana de 13 clérigos de la iglesia afiliada a Moscú, considerándolos sospechosos de colaboración con las fuerzas rusas: algunos ya han huido, otros serían expulsados del país. las autoridades ucranianas han registrado algunas iglesias de afiliación pro-Moscú y declaran haber encontrado «pasaportes rusos y propaganda antiucraniana». 

Para ayudar a las víctimas de la guerra en Ucrania, Cáritas Española ha abierto esta web y la cuenta Caixabank ES31 2100 5731 7502 0026 6218 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *