Cambio climático… ¡¡¡antes del cambio climático!!!

adminenero 10, 202320min100
logo_2020.png

            Uno de los paradigmas que se ha impuesto en el pensamiento actual, y particularmente en los medios de comunicación, es el de que cada catástrofe meteorológica, o incluso geológica, que se produce en la Tierra cada día, es producto del cambio climático que los seres humanos hemos inducido en la meteorología. Como si antes de que ese maldito depredador del planeta que somos los hombres hubiéramos decidido destruir el planeta y su meteorología, el clima fuera paradisíaco en todo el mundo, y sólo lloviera por las noches mientras dormimos; luego hiciera un maravilloso solecito durante el día para que estemos bien; y en todo caso, hiciera un poquito más de frío en invierno y un poquito más de calor en verano, pero sin llegar nunca a resultar desagradable para nadie. Y así, nunca hubo tormentas, ni vendavales, ni granizadas, ni copiosas nevadas, ni olas de calor… todo eso es lo que “nos hemos cargado” entre todos por tener un coche en el garaje.

             Pues bien, aquí tienen Vds. una buena colección de catástrofes climáticas ocurridas antes de ese maldito s. XXI en que los seres humanos nos pusiéramos manos a la obra para destrozar el planeta destrozando el clima. Empecemos.

             En 2.300 a.C. desaparece la llamada cultura del Templo de Malta. La hipótesis más viable sostiene que fue a cambio de un asecamiento tal del tiempo y con él, del campo, que hizo imposible la vida en la isla.

             En 536 d.C. un estallido volcánico, en el Krakatoa según se cree, produce una explosión dos mil millones de veces más potente que Hiroshima y un cambio climático que va a durar un siglo, con un oscurecimiento del planeta que entre otras consecuencias producirá menor condensación del agua y sequedad ambiental, puede que incluso la primera epidemia de peste de la historia.

             En 1134, se produce en Bélgica una marejada ciclónica tan potente que crea todo un canal de 15 kms. de longitud llamado Zwin, el cual no sólo conectará la ciudad de Brujas con el mar del Norte, sino que la convertirá en uno de los puertos más prósperos de Europa. Poco más de un siglo después, la fuerte salinización de la zona bloqueará el canal, creando una reserva natural con una flora y una fauna autóctona, en la que destaca la lavanda de mar.

             En 1163, la llamada Inundación de Santo Tomás rompe los diques del río Mosa, empantana la desembocadura del Rin, y anega los pólderes neerlandeses y la ciudad de Utrecht.

             En 1248, una marea ciclónica inunda el norte de Holanda, Frisia y Groninga.

             En 1287, en Holanda, una tormenta rompe la represa del Zuiderzee: es la que la historia registra como Inundación de Santa Lucía, que produce entre 50.000 y 80.000 víctimas mortales.

             En 1342 tiene lugar la Inundación del Día de María Magdalena, la más grande conocida ocurrida jamás en Europa. Los ríos Rin, Mosela, Danubio, Elba y muchos otros inundan ciudades como Colonia, Maguncia, Fráncfort, Wurzburgo, Ratisbona, Passau, Viena, la región de Carintia y el norte de Italia. Nos es desconocido el número total de víctimas, pero solo en el área del río Danubio sí sabemos que murieron seis mil personas. Los siguientes años vendrán veranos fríos, que provocarán falta de alimentos, y seis años después se produce la temible Peste negra, que mata a un tercio de la población europea.

             En 1530, se produce en Países Bajos la Inundación de San Félix, también conocida como el «Sábado maléfico», que deja un saldo de… ¡¡¡100.000 muertos!!! Dicho sea de paso para todos aquéllos que se asustaron tanto este verano por una inundación en Alemania que creyeron la primera de la historia, y que no sólo no se produjo por la acción del ser humano sobre el planeta, sino que gracias a dicha acción, registró sólo 170 muertos, y no decenas de miles como las que se han venido produciendo hasta ahora en siglos pasados.

             En 1624, la llamada “Inundación de Burchardi” deja un saldo de 15.000 personas ahogadas en Alemania y Holanda.

             En 1651, una marea ciclónica en el mar del Norte inunda la costa de Alemania, produciendo la muerte a más de 15.000 personas.

             Ese mismo año, en otro lugar de Europa a dos mil kilómetros de distancia, el río Segura sufre la llamada “riada de San Calixto” que causa la muerte a más de mil personas en Murcia.

             En 1703 y durante cuatro días, se produce la llamada “Gran Tormenta de 1703”, que afecta a un área de 500 kms. de longitud, desde Gales, sur de Inglaterra, mar del Norte y Países Bajos, hasta el norte de Alemania, con multitud de barcos hundidos y una cifra estimada de 15.000 muertos.

             En 1737, una tormenta vierte casi cuatro metros de agua en Calcuta y deja un saldo de tres mil muertos en una población de apenas 20.000.

             En 1761, en Inglaterra, un tornado arrasa la localidad de Malvern.

             En 1780, dos siglos antes de que comiencen las catástrofes que, como todos sabemos, sólo se producen por el cambio climático y nunca antes habían ocurrido, se produce el llamado “Gran Huracán de 1780”, el huracán con mayor número de víctimas mortales del que se tiene noticia, con 27.000 víctimas mortales, sigue cebándose con las Islas Antillas;

             En 1823, el desbordamiento del río Guadalquivir provoca la inundación total de la ciudad de Sevilla.

             En 1861, Cherrapunyi, en la India, registra el récord mundial de lluvia en un mes, el de julio, 9.300 mms., y también el de lluvia en un año: 26.461 mms..

             En 1887, en el sureste de Irlanda, en el Castillo de Kilkenny, se registra la temperatura más alta alcanzada nunca en ese país: 33,3 °C.

             Ese mismo año, en los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Delawere y Connecticut, se produce el terrible “Huracán blanco” de 1888, según se le llamó, que acaba con la vida 400 personas.

             En 1889, unas terribles lluvias rompen la represa South Fork, hecho que produce la muerte de más de dos mil personas. Es laque la historia conoce como La Inundación de Johnstown (Johnstown Flood)o Gran Inundación de 1889 (Great Flood of 1889).

             En 1900 la ciudad bosnia de Mostar registra la temperatura más alta de su historia, 46,º y ello… ¡¡¡80 años antes del cambio climático!!!

             En 1905, Sevilla amanece cubierta con un insólito manto de nieve, fruto de la ola de frío que azota la Península.

             En 1910 el Sena inunda doce barrios enteros de París, llegando el agua a las rodillas y transportándose en barca por ejemplo al Parlamento.

             El mismo año, en Cuba y la Florida, ya en territorio continental norteamericano, el llamado Ciclón de los Cinco Días acaba con la vida de 700 personas y destroza el malecón.

             En 1916, en Sadovo, se registra la temperatura más alta registrada nunca Bulgaria, 45,2 °C… y eso que aún faltaba casi un siglo para que empezara el calentamiento global…

             En 1928, el río Támesis se desborda y origina una de las mayores inundaciones ocurridas nunca en Londres.

             En 1930, en Treviso-Údine, en Italia, un violentísimo tornado mata 23 personas.

             En 1939, en Victoria, en Australia, desatados por las altas temperaturas que ya habían provocado la muerte de 438 personas por el calor, suceden los incendios forestales del llamado Viernes Negro, que devastan 20 000 km² de tierra -para que se hagan Vds. una idea, la superficie de la provincia de Cáceres- y matan a otras 71 personas.

             En 1953, un terrible temporal destruye en Holanda varios diques y provoca 1.835 muertos y 300.000 damnificados.

             En 1954, en Huelva, en la hiperindustrializada España, -ya saben Vds. el nivel al que brillaba la industria española en esos años, y no digamos la provincia de Huelva-, nieva en la que es la primera vez que lo hace en su historia conocida.

             El año 1956 europeo pasa a la historia como el “Año del Frío”, por un frío tal que sólo España, (se trata de un mero ejemplo, afectó a toda Europa), pasó veinte días bajo cero, y el frío mató a los olivos. En el Pirineo se registraron 32º bajo cero y las cañerías de agua estallaron.

             En 1957, la ciudad de Buenos Aires registra la temperatura más elevada de su historia, con 43,3 °C.

             En 1962, la llamada “Tormenta del Día de Colón”, deja en la costa oeste del Pacífico 46 muertos y daños por más de 230 millones de dólares.

             En 1970, un terrible ciclón tropical llamado “Bhola” deja medio millón de víctimas en el hiperindustrializado Pakistán Oriental, hoy Bangla Desh. Tan terrible que, de hecho, producirá una guerra con Pakistán Occidental, hoy simplemente Pakistán.

             En 1982, unos años, pocos, pero unos años antes del comienzo oficial del cambio climático todavía, una violenta tempestad en la isla de Terranova hace zozobrar la plataforma petrolífera Ocean Ranger y produce 84 muertos.

             Todo muy raro, ¿no les parece a Vds.? A ver si todo esto que les he contado no van a ser más que bulos fabricados por historiadores malintencionados para relativizar y desvirtuar el gravísimo cambio climático antropogénico del siglo XXI.

             De momento, propongo que todas estas fechas sean borradas de los libros de historia… y lo que es más importante todavía… ¡¡¡de la Wikipedia!!! mediante un decreto ley de memoria histórico climática con carácter de urgencia.

             Que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos.

 

 

            ©L.A.

            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *