Munilla explica el escándalo: latidos «que despiertan conciencias», ecografías «que sanan cegueras»

adminenero 21, 202317min100
logo_2020.png

El gran protagonista informativo de la semana ha sido el latido fetal, que comienza a los 15 días de la fecundación, es audible con algunos dispositivos a partir de las 4 semanas, y con total claridad a partir de las 7 u 8.  

La noticia, avanzada por el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (Vox), de que se le ofrecería a las madres la posibilidad de escucharlo y de ver a su hijo -si el médico lo consideraba aconsejable- en una ecografía 4D, ha suscitado a nivel nacional “una auténtica escandalera” con “reacciones de locura”, comentó el obispo de Orihuela-Alicante este viernes en el programa Sexto Continente de Radio María.

En jaque «muchas cosas»

Una “primera reflexión” que se impone, afirmó José Ignacio Munilla, es “qué sentido tiene un escándalo así por el hecho de que alguien haga una propuesta tan sensata como ésta”. La respuesta es que poner sobre la mesa el latido del corazón fetal “pone en jaque muchas cosas, pues hay sonidos que despiertan conciencias, imágenes que sanan cegueras”. 

Cuando se está diciendo que abortar no es matar a un niño, escuchar su corazón “es desenmascarar la mentira de quien quiere negar que existe un ser humano vivo en fase de gestación”.

Y se pone también en jaque, continuó el prelado, “el concepto progresista y nihilista de libertad, que consiste en decidir sobre una realidad sin querer verla ni oírla”.

La segunda traición

Pero monseñor Munilla no se limitó a una crítica genérica a lo sucedido, porque el “escándalo” de estos días no lo han montado solo los impulsores a ultranza del aborto, sino muchos de sus teóricos contrarios. “Vivimos en una sociedad donde, más que la verdad, buscamos el cálculo político”, y el PP (que preside el gobierno regional de coalición) se echó atrás cuando pensó que el “efecto mediático” de esta medida no le iba a suponer “rédito en su lucha contra el Gobierno”.

Una vez más, el PP traiciona la causa provida”, dijo don José Ignacio, antes de recordar que, gobernando Mariano Rajoy con mayoría absoluta, forzó en septiembre de 2014 la dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, desautorizado en el último momento al no apoyar el ejecutivo su reforma de la ley del aborto, que entre otros puntos habría eliminado, por discriminatorio, el supuesto de aborto por malformación o enfermedad fetal.

Entre los minutos 2:18 y 5:45, Alberto Ruiz-Gallardón explica las razones de su dimisión.

“Pasó entonces y vuelve a ocurrir ahora esa traición», continúa Munilla, aunque ahora no es Rajoy sino Alberto Núñez Feijóo, quien faltando a la verdad dice que no hay ningún pacto, que es una invención del vicepresidente”.

Munilla no se retrae al señalar esa falsedad: “¡A ver! ¡Que estaba presente en la rueda de prensa [en la que se anunció la medida] el portavoz del gobierno! ¡No me diga usted que no sabía nada! ¡Estaba usted en la rueda de prensa!”, en alusión a que, junto a García-Gallardo, se encontraba el portavoz del ejecutivo regional, el popular Carlos Fernández Carriedo, que no es precisamente un novato en la política de Castilla y León: en lo que va de siglo XXI, ha sido trece años consejero de la Junta en tres consejerías (entre ellas Sanidad, y ahora Economía) y nueve años portavoz parlamentario del PP en las Cortes castellano-leonesas.

Rueda de prensa del 12 de enero tras el consejo de gobierno de la Junta de Castilla y León: entre los minutos 4:56 y 6:32, el portavoz (PP) y el vicepresidente (Vox) explican de forma coincidente la naturaleza consensuada y aprobada por el ejecutivo regional de la medidas que a continuación explica Juan García-Gallardo.

“Los partidos conservadores piensan que donde se juegan el gobierno es en una buena gestión económica o en la cuestión de la unidad de la nación, y que la cultura o la educación son secundarios y se lo ceden a la izquierda”, añadió el obispo al analizar los porqués de esta situación: “El rumbo cultural de Occidente esté marcado por la izquierda desde hace muchas décadas”, analizó el obispo al analizar los porqués de esta situación, “y la derecha va por detrás, con el freno de mano puesto, pero en la misma dirección, con lo que el freno de mano cada vez tiene menos fuerza. Al final, un secularizado de derechas termina pensando lo mismo que un secularizado de izquierdas, porque asumir la secularización, la pérdida de las raíces cristianas, le ha llevado a asumir todas sus tesis. En este caso, a asumir que el aborto es un derecho”.

Lo inaudito

Ahora bien, el problema no es solo político. También mediático, en el caso de medios supuestamente afines a la causa provida. Con sorpresas: “Hemos sido testigos de cómo estos medios (vamos a ser claros: incluida la radio de la Conferencia Episcopal Española, la COPE), en sus tertulias, han tenido la misma reacción que el PP”, de pensar que “esto es un bote de humo” para distraernos de los supuestamente importante: las causas del día a día político.

“¿No será más bien al revés?”, plantea. ¿No será que ese día a día político “es un bote de humo para distraernos de lo esencial, como es el derecho a la vida de los inocentes?”

Munilla considera “inaudito” que el arzobispo de Valladolid, Luis Argüello, en un “gesto valiente donde los haya”, reprochase en directo en la propia COPE, a donde había acudido para presentar el reciente documento de los obispos españoles sobre la situación social, que en las tertulias de la emisora episcopal se hablase “de los derechos de la mujer, incluido el del aborto, como una cuestión consolidada, dando por supuesto que el aborto es un derecho”, algo que “no podemos aceptar”.

El programa completo de ‘Sexto Continente’ (Radio María) del 20 de enero.

De poco sirve que la línea editorial de la cadena de los obispos se conforme a la doctrina social de la Iglesia, “si en sus tertulias los comunicadores distan mucho de tener esa plena conciencia y de asumir con coherencia esos principios, porque quien verdaderamente influye y comunica no es la línea editorial, sino la que se hace en las horas punta de la comunicación”.

Hemos asumido los puntos de partida del Maligno, el derecho a matar una vida humana inocente”, lamentó Munilla: “¿A dónde hemos llegado?”

Los jueces y el paquete de tabaco

Por último, tras la traición del PP y la sorprendente actitud de la cadena COPE, el obispo de Orihuela-Alicante citó el caso del Tribunal Constitucional, que ha mantenido retenida durante ¡doce años! de mayoría conservadora la sentencia sobre el recurso contra la ley del aborto de 2010, la “ley [Bibiana] Aido” que consagra el derecho a abortar sin causa alguna hasta las 14 semanas de embarazo, es decir, cuando hace ya más de un mes que el latido del niño es perfectamente audible.

Ahora, sin embargo, apenas una semana después de conseguirse una mayoría proabortista en el Tribunal Constitucional, ya se ha anunciado que el recurso se abordará de manera inmediata, el próximo 7 de febrero.

El recurso “tiene toda la racionalidad”, dice Munilla, dado que el Tribunal Constitucional, en su sentencia de 1985 sobre la primera ley del aborto española, dictaminó que el nasciturus tiene derecho a la vida y por tanto es un bien jurídico protegible, algo incompatible con una ley de plazos como la vigente, que hasta la semana 14 deja la vida del niño a merced de lo que decida su madre.

Al finalizar su comentario sobre la polémica de la semana, Munilla puso en antena la canción ‘Ave Lucía’ (1984) de Sergio Dalma, que plantea la cuestión de un embarazo inesperado: ‘Hay un médico tal que resuelve al final / este tipo de casos. / Con garantía / en un fin de semana  / te puede sacar / de un mal paso. / Pero sientes que dentro de ti / algo nuevo ha pasado: / una rareza, / una alegría, / algo que crece’.

El prelado da por hecho que con esta nueva composición el Tribunal Constitucional fallará a favor de la ley Aido (“ya sabemos en qué sentido lo van a hacer”), pero su principal reproche va para los magistrados provida, que “se callaron sin resolver durante doce años”, razón por la cual Abogados Cristianos presentó una querella por prevaricación por retardo malicioso en la administración de justicia. Y lo hicieron “porque no están dispuestos a aguantar la presión” de pronunciarse contra el aborto.

Por último, Munilla denunció “la hipocresía de la doble moral” de nuestra sociedad, que ve bien que en un paquete de tabaco sea obligatorio incluir “imágenes espeluznantes” sobre los males del tabaco, pero por ofrecer -no obligar- a ver una ecografía o a escuchar un latido monta “una escandalera”. Y es porque, cuando algo es políticamente incorrecto, “hay un eclipse de la razón y el sentido común se pone en off”.

Piedra angular del relativismo

La razón de todo esto, de que el asunto del aborto sea “tan emblemático”, es que “en el fondo, es la piedra angular del relativismo: como decía Santa Teresa de Calcuta, si puedo matar al hijo que llevo en mis entrañas, entonces cualquier cosa es posible”.

El obispo concluyó invitando a no arredrarse ante lo que es, no “una cultura de la libertad, sino una cultura de la muerte”: “Tengamos valor. Cristo ha vencido a la muerte. Seamos apóstoles de la vida”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *