La «herencia espiritual» de Carmen Hernández: ocho citas suyas que te ayudarán a vivir mejor la fe

adminenero 24, 202318min250
logo_2020.png

La causa de canonización y beatificación de la laica española Carmen Hernández Barrera, iniciadora del Camino Neocatecumenal junto con Kiko Argüello, fue abierta formalmente el pasado 4 de diciembre en Madrid (España).

Nacida en Ólvega (Soria) en 1930, la Sierva de Dios Carmen Hernández fue miembro del equipo internacional de esta realidad eclesial hasta su muerte en 2016 y está considerada el alma «teológica» del Camino Neocatecumenal

Pero, ¿quién era Carmen Hernández Barrera? ¿Cuáles fueron sus principales aportaciones a la vida de la Iglesia? ¿Qué enseñanzas dejó en su vida a tantos cristianos?

Siempre en un segundo plano, sin embargo, su contribución, como todos reconocen, ha sido decisiva para los inicios y el desarrollo del Camino Neocatecumenal. Dedicada en cuerpo y alma a la evangelización, Carmen destacó por el estudio de las Sagradas Escrituras, de los Padres de la Iglesia, del Concilio Vaticano II y del magisterio de los Papas. Cuyo aprendizaje trasladó con acierto al Camino Neocatecumenal.

Carmen, además, redescubrió para la Iglesia elementos que habían quedado de lado durante mucho tiempo. Así, el Camino adoptó la centralidad de la Vigilia Pascual, de la Palabra de Dios en el interior de la comunidad cristiana, y le dio a las raíces judaicas de la historia de la salvación el lugar que le correspondían. Carmen además es reconocida por su gran amor y obediencia filial a la Iglesia y en particular al Santo Padre. Y, también, por la defensa del papel clave de la mujer en la sociedad y de los laicos en la vida de la Iglesia. 

El Camino Neocatecumenal, del que Carmen Hernández y Kiko Argüello son iniciadores, es un itinerario de iniciación cristiana en pequeñas comunidades y dependiente de los obispos, creado en los años sesenta del pasado siglo en el barrio madrileño de Palomeras.​ Actualmente está presente en más de 130 países, con un total de 30.000 comunidades, y con un millón y medio de hermanos en 6800 parroquias de todo el mundo.  

El libro Carmen Hernández. Notas Biográficas (BAC), de Aquilino Cayuela, (puedes adquirirlo en este enlace), recoge gran parte del pensamiento y de la vida de la que ha sido una de las mujeres más destacadas de la Iglesia Católica en el siglo XX. Aquí ofrecemos ocho citas extraídas del libro de Cayuela sobre la rica visión de la Sierva de Dios Carmen Hernández.

La importancia del hoy

«‘A cada día le basta su propio afán’. Salir de la oscuridad del mañana en la bondad de hoy. No hay porvenir, nunca hay porvenir, eso que llaman porvenir es una de las más grandes mentiras, el verdadero porvenir es hoy. ¿Qué será de nosotros mañana? No hay mañana. ¿Qué es de nosotros hoy? Ahora. Esta es la única cuestión (Carmen Hernández. Notas biográficas. 1967).

Para amar, hay que perdonar 

«El perdón no es una parte anterior, contrapuesta o lo negativo al amor, sino que es el amor más sublime que existe. Un amor que no tiene límites, que es infinito y que es donde se ha manifestado Dios. Todo el amor humano (…) tiene siempre un límite que es la posible infidelidad o la traición. El amor que salta este límite del hombre, que se ha hecho trascender a la eternidad, es el construido sobre el perdón» (Carmen Hernández. Notas biográficas.1980).

Carmen Hernández

Puedes adquirir en este enlace el libro sobre la figura de Carmen Hernández. 

Convertirse: volver a nacer 

«La conversión está mal entendida, la hemos hecho una cosa propia de la cabeza (…). En Israel no tiene nada que ver con la mente ni con la cabeza, sino con la matriz, es volver a nacer. La imagen perfecta que Dios tiene de sí mismo es la matriz de la mujer. Por eso, aún decimos ‘entrañas de misericordia’. De alguna manera unimos el perdón a las entrañas, a la matriz» (Carmen Hernández. Notas biográficas).

«Algo que expresa muy bien esto sería la conversión del hierro al acero… que ya es otra sustancia, otra naturaleza, mucho más resistente. Pasar de la muerte a la vida es lo mismo, una conversión, y esto no lo puede hacer el hombre por sus fuerzas. Esta es una obra de Dios en Jesucristo para el hombre, que ha transformado la naturaleza humana de muerte en una exaltación a la Resurrección y a la Vida Eterna» (Carmen Hernández. Notas biográficas).

«‘Teshuvá’ es un cambio, una transformación total del interior del hombre hacia otra vida, que es la divina (…). Esta maternidad de la Iglesia está en un sacramento de la penitencia lleno de dulzura. Es un sacramento maternal, maravilloso, de tomar al hombre herido y curarlo, resucitarlo, amarlo… con estas vísceras maternales de la Iglesia» (Carmen Hernández. Notas biográficas. Viena, 1993).

Encuentro con Alguien vivo

«La Escritura es el único libro que nunca terminas de leer, siempre es nuevo, nuevo y más nuevo. La misma tierra en la que Dios quiso manifestarse (…) es muy importante, porque allí se entienden estas Escrituras y cobran vida (…). Toda la Escritura va más allá de toda la realidad» (Carmen Hernández. Notas biográficas. Italia, 1988).

«La Escritura es fantástica y maravillosa; tenemos un esqueleto escrito y fijo, pero Dios no habló con escritos, ni Jesucristo escribió nada. Mucho más grande, poderoso y maravilloso es la historia, los hechos, los acontecimientos: hoy también nosotros somos un acontecimiento que no se puede escribir» (Carmen Hernández. Notas biográficas. Italia, 1988).

Un «canto glorioso»

«En la Pascua hebrea está presente el Dios que ha actuado en toda la historia, como es para nosotros la presencia de Jesucristo en la Eucaristía (…). Esa noche Yahvé está absolutamente presente para liberar a todos los comensales que se encuentren en la esclavitud. Jesucristo no está en una cena cualquiera, sino en la liturgia más grande del pueblo de Israel. Una noche total y absolutamente sagrada, una noche sacramental (Carmen Hernández. Notas biográficas).

«Jesucristo nos deja la celebración pascual como memorial de lo que ha venido a hacer: pasar de este mundo al Padre. Nos deja un sacramento, un memorial, que es una fiesta, una Eucaristía, una exultación por los acontecimientos que el padre ha hecho en Jesucristo para nosotros (…). La Eucaristía entera es un canto glorioso de la resurrección de Jesucristo» (Carmen Hernández. Notas biográficas).

carmen-hernandezNacida en Ólvega (Soria) en 1930, la Sierva de Dios fue miembro del equipo internacional del Camino Neocatecumenal hasta su muerte en 2016 y está considerada el alma «teológica» de este itinerario de iniciación cristiana. 

Pequeños, únicos… y libres  

«Es maravillosa la llamada con la que Dios ha previsto este universo fantástico e inmenso. Que de nuestro planeta azul, como lo ven los astronautas, pequeñito, haya querido hacer un paraíso impresionante y a un hombre libre… Y que puede oponerse a todo el plan paradisiaco de Dios. Aquí estamos tantísimos… y todos tenemos ojos, corazón, piel y ninguno somos lo mismo que el otro. Dios no hace las cosas en serie, como la Fiat o la Seat, sino en serio. Cada uno de nosotros somos completamente únicos y libres» (Carmen Hernández. Notas biográficas. 1991).

No dejarse engañar

«¿Por qué la serpiente ataca a la mujer? Porque la mujer tiene una cosa que la hace grande y creativa, como si fuera una imagen inmensa del poder de Dios. Esa cosa es la matriz. ¡La fábrica de la vida! Y entonces la muerte buscará siempre dar muerte a la mujer (…). El demonio, revistiéndose de feminismo, de maravilla, de inteligencia y de poder… ataca, engaña a la mujer (…). No os dejéis engañar por todas esas propagandas del feminismo (…), estas mujeres feministas no se dan cuenta de la grandeza inmensa de la mujer» (Carmen Hernández. Notas biográficas. Loreto. 1995).

Anunciar buenas noticias

«Yo pienso que todos sentís ya un poco el rumor, el ruido de estas alas, la alegría de esta llamada del Señor a anunciar al mundo buenas noticias: de esperanza, de alegría, de libertad. Un mundo de hoy que suspira por la libertad, por la vida, que está queriendo buscar la vida en los laboratorios. Llevamos el germen de la Vida, de la Resurrección, de la Inmortalidad, de tantísimas cosas que tenemos que anunciar al mundo, grandes, grandes cosas» (Carmen Hernández. Notas biográficas. 1978).

«Una palabra para aquellos, a los que al estar en la duda o en la tentación, el demonio os distrae para no entrar hoy en la conversión. Subid con vuestro Isaac al Moria, aquellos que estáis todavía sin llegar a los 30 o a los 40. Os exhorto a la generosidad. No escamoteéis al Señor los últimos años de vuestra primera juventud. Si Él, en el fondo, ya se la ha tomado» (Diarios 1979-1981).

********

Oración privada para la intercesión de la Sierva de Dios Carmen Hernández:

Oh Dios,
que eligiendo a Carmen Hernández
como coiniciadora del Camino Neocatecumenal,
le concediste un gran amor a Cristo Jesús y a la Iglesia,
a las Sagradas Escrituras y a la oración litúrgica,
celo ardiente por el anuncio itinerante del Evangelio
y la fidelidad a ti en la prueba de la cruz;
concédeme, por su intercesión,
ser fiel al bautismo que he recibido
y, si es tu voluntad, la gracia que te pido.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Padrenuestro. Avemaría. Gloria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *